Necrológicas
  • Francisco Cárdenas Oyarzún
  • Silvia Cárcamo Guajardo
  • María Eugenia González Hernández
  • Juan Humberto Mellado Candia
EDITORIAL

Parque Ramón Rada queda en manos del municipio

Por La Prensa Austral Miércoles 14 de Junio del 2017

Compartir esta noticia
63
Visitas

Más de dos mil millones de pesos se han invertido en el Parque Inundable Ramón Rada Senosiain, cuyo cuadrante comprende las calles Barceló Lira, Rómulo Correa, Claudio Bustos y Capitán Guillermos, al norponiente de la ciudad de Punta Arenas.
La solución hidráulica de los parques inundables no es otra cosa que la retención de una crecida fluvial para evitar una inundación.
En este caso, su construcción responde a un proyecto del Ministerio de Obras Públicas y recoge las aguas del estero D’Agostini. En definitiva constituyó una solución a los constantes anegamientos que afectaban a viviendas de las poblaciones Cecil Rasmussen y Claudio Bustos, cada vez que precipitaba con intensidad.
El recinto dispone de dos piscinas que reciben las aguas dependiendo de las condiciones meteorológicas, que fueron concebidas como canchas de patinaje sobre hielo en época invernal.
Pese a la fuerte inyección de recursos estatales destinados a mejorar el rostro de un antiguo sitio eriazo, entregando al sector una obra de calidad en términos de infraestructura y paisajismo, el evidente descuido observado en los últimos años, que dio lugar, incluso, a la formación de microbasurales, hacía necesario que las instalaciones quedaran en posesión de un servicio público para su cuidado y mantención.
Por ello, el pronunciamiento adoptado por el Consejo Regional en su última sesión del lunes, de traspasar el parque inundable al municipio de Punta Arenas, constituye una alentadora noticia para los vecinos que circundan el espacio público urbano.
De acuerdo a lo informado por este medio, la concesión de uso gratuito al municipio será por un plazo de cinco años. Uno de los proyectos inmediatos anunciados por el alcalde Claudio Radonich, es otorgar seguridad a quienes circulan por el lugar, mediante la electrificación del terreno.
A partir de ahora los vecinos podrán llevar a cabo algunas iniciativas sociales, artísticas y deportivas, que por falta de definición en cuanto al manejo del parque, habían quedado postergadas.
Junto con lo anterior, los pobladores deberán convertirse en verdaderos vigías de un área destinada a la recreación de niños y jóvenes, frenando cualquier atisbo de vandalismo contra la conservación del equipamiento y mobiliario urbano con que está dotado este espacio público.