Necrológicas
  • Odette Salles Naudin
  • Francisco Cárcamo Cárdenas
  • Luzmira Macías Silva
  • Alfredo Andrade Hrdalo
EDITORIAL

Prácticas negativas para la libertad de expresión

Por La Prensa Austral Lunes 25 de Julio del 2016

Compartir esta noticia
69
Visitas

Un informe preliminar del relator especial de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) de la Organización de Estados Americanos (Oea) permite volver la mirada sobre las prácticas cotidianas y uso de la normativa legal respecto de la libertad de expresión en el país.
De hecho, tal informe advierte que persisten en el país prácticas negativas que coartan el derecho que tienen todos quienes viven en Chile a expresarse y tener acceso a la información.
Como era esperable, el relator se detiene en la polémica querella que interpuso la Presidenta Michelle Bachelet en contra de la revista Qué Pasa, cuestionando que en el ordenamiento jurídico nacional sigan existiendo normas que penalizan la calumnia y la injuria, planteando que “la amenaza del derecho penal sobre quien se expresa contra el poder público tiene un efecto disuasivo e inhibitorio”.
En tal acápite, disuade a avanzar como se ha hecho en otras naciones en la despenalización de estas figuras y su paso al derecho civil. Así, recomienda el uso de otros mecanismos como la obligación de un medio de comunicación de tener que rectificar.
Un punto interesante es que, a juicio de este experto, los funcionarios públicos deben ser más tolerantes a la crítica. En efecto, una democracia requiere de personeros que están en los diferentes poderes y funciones del Estado mayor madurez y apertura a la discusión.
Sin embargo, distan mucho de tal premisa la práctica y las reacciones diarias de quienes ostentan cuotas de poder y cargos de representación popular.
Se requiere, entonces, reforzar la idea de que la función pública demanda que las autoridades y los funcionarios subalternos estén abiertos al escrutinio y actúen con absoluta transparencia y sean, por ende, más tolerantes a la crítica.
Esto no implica que se abogue por la inmunidad de los medios de comunicación, sino, por el contrario, que exista una prensa más profesional y responsable en el ejercicio de informar.