Necrológicas
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • María Cárcamo Márquez
  • Edita de Lourdes Oyarzún Díaz
  • Lucila del Carmen Barría Mancilla
  • Dina Gómez Alba
EDITORIAL

Pretensiones argentinas sobre la Antártica

Por La Prensa Austral Martes 19 de Abril del 2016

Compartir esta noticia
350
Visitas

Aunque técnicamente no tendría incidencia alguna, Argentina presentó a fines de marzo los límites de su plataforma continental extendida, incluyendo territorios que forman parte de la Antártica.
Este trámite lo realizó ante la Comisión de Límites de Plataforma Continental de Naciones Unidas y alertó a especialistas respecto del atraso que tiene nuestro país en esta misma materia, debido a escollos geográficos y de costos, si bien esto fue desmentido por la directora de Fronteras y Límites de la Cancillería chilena.
La Convención de la Onu sobre Derecho del Mar consigna que “la plataforma continental de un Estado ribereño comprende el lecho y el subsuelo de las áreas submarinas que se extienden más allá de su mar territorial y a todo lo largo de la prolongación de su territorio, hasta el borde exterior del margen continental o bien hasta una distancia de 200 millas contadas desde las líneas de base a partir de las cuales se mide la anchura del mar territorial, en los casos de que el borde exterior no llegue a esa distancia”.
Esta plataforma, sin embargo, puede ir más allá de las 200 millas marinas cuando el margen continental se prolonga por sobre dicha distancia, con un límite máximo de 350 millas. En tal caso, se habla de plataforma continental extendida.
Es, precisamente, respecto de esta última que Argentina realizó la referida presentación, caso que ha sido desdramatizado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, al hacer ver que las pretensiones soberanas de todos los países sobre la Antártica están congeladas gracias al Tratado Antártico de 1959.
Sin embargo, la experiencia chilena no ha sido exitosa en términos de litigios limítrofes y reclamaciones, pese a insistir la Cancillería que tenía todos los títulos a su favor.
Como región, cuyo territorio se proyecta hacia la península Antártica, la presentación argentina no puede pasar inadvertida y, aunque se alegue que el acto del vecino país es inocuo, la prudencia aconseja que el Ministerio de RR.EE. realice gestiones diplomáticas, envíe a la referida comisión de la Onu un “téngase presente” y ratifique la posición chilena con gestiones reservadas.