Necrológicas
  • Proselia Alvarez Marín
  • René Armando Silva Miranda
  • Susana Barría Vigna
  • Humberto Barrientos Barrientos
EDITORIAL

Primarias, ¿bochorno o conducta antidemocrática?

Por La Prensa Austral Viernes 22 de Abril del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
94
Visitas

Luego de un mea cul-
pa y de un cúmulo de declaraciones sobre la necesidad de que los políticos se reivindiquen frente a la ciudadanía, hubo consenso en que era conveniente para el fortalecimiento de la democracia establecer primarias legales y vinculantes como mecanismo para elegir a los candidatos que disputarán la representación popular en los diversos comicios universales. Ello, a fin de incentivar la participación de la gente, coartar las decisiones cupulares y transparentar las resoluciones y vida de los partidos.
Por ello, resultó muy sorprendente que las directivas de los referentes del propio conglomerado de gobierno, la Nueva Mayoría, convinieran en la víspera un número significativo de comunas en que no realizarán primarias. Entre ellas, figuraba Punta Arenas y se dio como argumentación que el PPD se habría negado a dar paso a este proceso en la capital regional, pese a que existen dos reconocidos personeros de la DC y el PS que han manifestado su interés por medirse en las urnas con el actual alcalde.
El tiempo develó, luego, que la Nueva Mayoría no cumplió ni siquiera con la formalidad de inscribir las candidaturas a alcaldes de las comunas del país en que sí se había acordado realizar primarias.
“Bochornoso” e “impresen-
table” fueron calificativos emanados desde las propias fuerzas oficialistas. Pero, resultó mucho más insólito que, horas más tarde, dieran vuelta los argumentos y acusaran al Servicio Electoral de acciones “arbitrarias” e “ilegales” al negarse a inscribir tales postulaciones, argumentando que se habían cumplido todos los requisitos y que se había actuado dentro del plazo.
Lo sucedido se presenta, sencillamente, inexcusable y vuelve a poner en tela de juicio la verdadera vocación democrática de los partidos políticos, sobre todo de quienes están ostentando alguna cuota de poder y de aquellos que quieren volver a establecer la viaja práctica de “el que tiene mantiene”.