Necrológicas
  • Raúl Flores Gómez
  • Orlando Vera Muñoz
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Francisco Moreno Chávez
EDITORIAL

Protección de las víctimas, el límite infranqueable

Por La Prensa Austral Domingo 17 de Septiembre del 2017

Compartir esta noticia
35
Visitas

El 11 de septiembre quedó atrás, fecha que – inevitablemente y pese a no ser un feriado legal- nos recuerda lo ocurrido en 1973, cuando las Fuerzas Armadas y de Orden derrocaron al entonces Presidente Salvador Allende. Más allá de las justificaciones que se siguen dando, tal episodio de nuestra historia incomoda a los institutos armados.
Esta fecha, que divide aún a los chilenos, fue el marco que usó la Presidenta Michelle Bachelet para anunciar que pediría que se agilizara la tramitación parlamentaria de un proyecto de ley que estaba durmiendo en el Congreso: el que levanta el secreto de 50 años que pesa sobre los testimonios y antecedentes recopilados por la Comisión sobre Presos Políticos y Tortura, más conocida como Comisión Valech I.
Sería iluso haber esperado que esta medida presidencial no hubiera despertado polémica ni hubiera resultado controversial. La propia coalición gobernante se ha visto tensionada a raíz de las posturas encontradas que muchos de sus conspicuos exponentes han expresado en estos días.
Uno de los heridos fue el ex Presidente Ricardo Lagos, bajo cuyo gobierno se creó la Comisión Valech, pues fue él el que estableció el secreto por 50 años, debiendo el ex Mandatario salir a descartar: “No he sido parte de ningún pacto de silencio”.
Se trata de un asunto que amerita ser estudiado con mayor profundidad que los cinco días en que Bachelet pretendió, inicialmente, que se hiciera. Esto, porque aquí hay derechos que colisionan y/o se conjugan, como el derecho a la verdad que tienen las víctimas y el país al tratarse de crímenes de lesa humanidad que son imprescriptibles, con el derecho a la información que tiene cada ciudadano.
Lo que sí es indiscutible es que, al tratarse de información tan sensible como son casos de violaciones y torturas, el límite infranqueable debe ser la protección de las víctimas, siendo necesario que cada una autorice que la información sobre su caso sea conocida por los tribunales.