Necrológicas
  • Benedicto del Carmen Alvarado Vidal
  • José Adán Bahamonde Bahamonde
  • María Vera Ojeda
  • Francisco Lorenzo Astorga Astorga
  • José Ortega Sepúlveda
  • Grismilda Gutiérrez Vera
  • Carmen Chuecas vda. de Pradenas
  • Luis Alberto Latorre Vera
  • Enrique Provoste Subiabre
EDITORIAL

Reapertura del caso “quemados”

A casi 30 años de uno de los hechos más escabrosos registrados durante la dictadura militar, el juez Mario Carroza reabrió el denominado “caso quemados” y ordenó, en la víspera, la detención de siete oficiales y suboficiales en retiro del Ejército, quienes integraron la patrulla que detuvo a la estudiante de ingeniería eléctrica de la Universidad de Santiago, Carmen Gloria Quintana (de sólo 18 años en la época), y al fotógrafo Rodrigo Rojas de Negri (19).
[…]

Por La Prensa Austral Jueves 23 de Julio del 2015

Compartir esta noticia
282
Visitas

A casi 30 años de uno de los hechos más escabrosos registrados durante la dictadura militar, el juez Mario Carroza reabrió el denominado “caso quemados” y ordenó, en la víspera, la detención de siete oficiales y suboficiales en retiro del Ejército, quienes integraron la patrulla que detuvo a la estudiante de ingeniería eléctrica de la Universidad de Santiago, Carmen Gloria Quintana (de sólo 18 años en la época), y al fotógrafo Rodrigo Rojas de Negri (19).

Precisamente, uno de los oficiales implicados se entregó el martes en los cuarteles de la Policía de Investigaciones de Punta Arenas, por lo que el caso, que pudiera parecer lejano en términos geográfico y temporal (ocurrió el 2 de julio de 1986), remeció a Magallanes al conocerse que compareció el coronel ®  de Ejército, Julio Castañer González, quien ejerció acá como comandante del Regimiento Dragones y ocupó el cargo de jefe del Estado Mayor del Comando Conjunto Austral.

A la fecha de los hechos, el militar que estaba radicado en Punta Arenas era teniente e integraba la patrulla castrense que roció a los dos jóvenes con bencina, les prendió fuego y, luego, los dejó botados en una acequia cerca del aeropuerto internacional de Santiago.

Rodrigo Rojas de Negri resultó con el 70% de su cuerpo quemado y murió cuatro días después producto de las severas lesiones sufridas. Carmen Gloria Quintana tuvo el 65% de su cuerpo afectado y resultó con graves quemaduras que la llevaron, entre otros procedimientos médicos, a tener que someterse a un sinnúmero de cirugías de injertos de piel.

Desde la perspectiva de quienes fueron víctimas y/o son familiares de personas que sufrieron violaciones a los derechos humanos durante la dictadura, la reapertura del “caso quemados” vuelve a encender las esperanzas respecto de que haya justicia para varias causas pendientes o cerradas con condenas débiles debido a versiones distorsionadas de lo ocurrido.

Se considera, así, histórico el quiebre del denominado “pacto de silencio” de los integrantes de tal patrulla militar, pues sabido es que esta malentendida lealtad primó en éste y otros casos en que se vio involucrado personal de las Fuerzas Armadas y de Orden.