Necrológicas
  • Oscar Omar Brevis Castillo
  • Manuel Alvarado Celedón
  • Rosa Ester Ruiz Arismendi
  • Ana Gallardo Trujillo
  • Olga Pivcevic Martinovic
EDITORIAL

Reduciendo la brecha digital

Dentro de las asimetrías existentes en el territorio nacional, figura la conectividad como uno de los principales obstáculos para el progreso y desarrollo de las localidades más apartadas y aisladas del país.
[…]

Por La Prensa Austral Sábado 6 de Junio del 2015

Compartir esta noticia
31
Visitas

Dentro de las asimetrías existentes en el territorio nacional, figura la conectividad como uno de los principales obstáculos para el progreso y desarrollo de las localidades más apartadas y aisladas del país.
Magallanes bien sabe de aquello, pues es la región que mayores carencias tiene al respecto y que, más que ninguna, merece el calificativo de zona extrema.
Por ello, todos los proyectos que se relacionan con ir quebrando su aislamiento y generando redes viales, marítimas y aéreas no sólo son bienvenidos, sino que son deudas que el Estado tiene que saldar con sus habitantes y las empresas instaladas en la región.
Pero, el avance de la tecnología hace que no sólo sea necesario invertir en tales iniciativas, sino que se tiene que enfrentar otro atraso ostensible: la brecha digital.
Dotar de las redes de conexión para contar con telefonía celular e Internet es hoy un requisito fundamental para toda zona que desee estar conectada con el resto del mundo e ir a la vanguardia.
Por ello, es importante que haya empresas privadas que, en concordancia con tales requerimientos y complementando planes de gobierno, realicen inversiones que permitan ofrecer a los vecinos y emprendedores la posibilidad de estar vinculados, superando toda lejanía territorial.
Igualmente, se deben alentar los proyectos que tiendan a “iluminar” también a las escuelas y a todas las comunidades educativas, sobre todo a las rurales.
Hoy, la conexión digital es fundamental también para ir reduciendo las diferencias y creando las condiciones para que todos los habitantes de Chile y de Magallanes, en particular, puedan desarrollarse en forma integral, sin importar dónde se encuentren, mucho más si se trata de quienes, como son nuestros habitantes, están literalmente haciendo soberanía en este rincón del mundo.