Necrológicas
  • María Ofelia Laguarda Sánchez
  • María Julia Cárcamo H.
  • Amelia Miranda Navarro
EDITORIAL

Sistema de pensiones, una revisión que urge

De tanto en tanto es un tema que vuelve a estar en las primeras planas, pero no con la urgencia que amerita.
[…]

Por La Prensa Austral Jueves 21 de Enero del 2016

Compartir esta noticia
92
Visitas

De tanto en tanto es un tema que vuelve a estar en las primeras planas, pero no con la urgencia que amerita.

El tema vuelve nuevamente a considerarse a raíz del caso de una profesora jubilada que enseñó a cientos de estudiantes en Magallanes y que hoy vive de la limosna en Santiago.

Una historia dramática que cumple con casi todos los elementos para que sea noticia regional, pero que revela que, como ella, hoy son miles los profesores pensionados y profesionales que se desempeñaron en otras áreas que, pese a tener formación universitaria y haber trabajado por 20, 30 o más años, enfrentan una vejez poco prometedora, al contar con una pensión paupérrima.

La historia de Carmen Avilés puede ser la de muchos. Alguien que tuvo vocación, que estudió para ejercer una profesión u oficio, que entregó su aporte a la sociedad en su ámbito, pero que, además, entendió que a través de su actividad podía no sólo obtener una remuneración justa, sino mucho más y que, por ello, no dudó en usar parte de su sueldo para suplir las carencias de otros y comprar, en su caso, instrumentos musicales para sus alumnos.

Sin embargo, al cabo de los años, la vida la tiene prácticamente en la calle, pidiendo limosna porque tiene un hermano enfermo y su jubilación no es suficiente para enfrentar estos gastos. Sí, en la historia de Carmen Avilés más de algún adulto mayor, algún anciano se verá reflejado.

Nuevamente, surge la solidaridad como una forma de enfrentar en forma inmediata, pero efímera, las necesidades de esta ex maestra de música, así como en otros casos son los bingos solidarios o cualquier otra actividad de beneficencia las que permiten ir sorteando las emergencias del día a día.

Empero, ¿quién aborda en serio que se requiere revisar profundamente el actual sistema de pensiones? ¿Están nuestros parlamentarios real-
mente comprometidos con impulsar aquello? ¿Se en-tiende la magnitud del drama social que está y estará enfrentando el país con un número importante de jubilados cuyas pensiones son mínimas e insuficientes y que, incluso, no permitirán cubrir todo el período que les quede de vida?