Necrológicas
  • Olivia Cisternas Canales
  • Rosa Blanca Sánchez González
  • Alfonso Chelen Araya
  • Estela Elisa Navarro Muñoz
  • María Lindana Cárcamo Vargas
EDITORIAL

Trabajos en centro de juegos y movimiento para párvulos

Por La Prensa Austral Jueves 16 de Marzo del 2017

Compartir esta noticia
63
Visitas

A mitad de este año, se podría, ¡por fin!, hacerse realidad un sue-
ño ideado y fi-nanciado durante el primer año de gobierno de Michelle Bachelet: la habilitación y correcto uso del Centro Interactivo de Juegos y Movimiento (Cijum). Esto, porque van bien encaminados los trabajos de mejoramiento y refacción de estas dependencias que fueron construidas con la finalidad de que los niños y niñas de la zona tengan un espacio ad hoc para la estimulación temprana y la ejercitación.
Nacido ante una petición de los padres y apoderados del jardín infantil Bambi, dependiente de la Junji, la entonces dirección regional de esta entidad contó con el decidido apoyo de la intendenta de la época, Eugenia Mancilla. Así, se logró levantar el Cijum que demandó una inversión de unos dos mil millones de pesos.
Sin embargo, la obra terminada nunca fue usada para el propósito que tenía, chocando con la porfiada negativa de los representantes del gobierno de Sebastián Piñera de llevar a los menores de la red de jardines infantiles de la Junji para que realicen actividades físicas, siendo que la mayoría de éstos carece de espacios adecuados para tal fin y que los índices de obesidad y sobrepeso están en peligroso aumento entre los infantes. Así se desvirtuó el proyecto y se hizo humo el rimbombante anuncio de que el Cijum iba a ser el primer centro de juegos y movimiento en Latinoamérica dedicado exclusivamente para los menores de entre tres meses y tres años.
Luego de que se desnaturalizara el sentido de su creación, las instalaciones fueron usadas por jóvenes y adultos y para todo tipo de actividades, todo lo cual generó un tremendo daño en el interior y exterior del Cijum.
En una medida acertada, el Consejo Regional aprobó nuevos recursos en 2015 para retomar el proyecto original. El único pero es que recuperar este centro para los niños y niñas de la Junji implicó invertir casi mil millones de pesos adicionales.
La pregunta es: ¿Quién responde por esto?