Necrológicas
  • Orlando Vera Muñoz
  • Yerco González Cárcamo
  • Leonor Silva de la Fuente
  • Francisco Moreno Chávez
  • Luz Edulia de las Mercedes Chapa Muñoz
  • Margarita Ríos Collier
  • Elena Cea Vidaurre
EDITORIAL

Un nuevo drama social

Junto con las bajas temperaturas, se han registrado en los últimos días lamentables tragedias producto de incendios que han afectado a varias familias y personas.
[…]

Por La Prensa Austral Miércoles 5 de Agosto del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
102
Visitas

Junto con las bajas temperaturas, se han registrado en los últimos días lamentables tragedias producto de incendios que han afectado a varias familias y personas.
En uno de los últimos siniestros, que comenzó la madrugada de este domingo, quedó al descubierto una realidad que ha permanecido oculta: la precariedad en que vive un grupo de habitantes de Punta Arenas que arrienda piezas interiores construidas en los patios de varias casas poblacionales.
La destrucción de una vivienda por efecto de las llamas permitió conocer las condiciones deplorables en que habitaba una familia y las personas que vivían en algunas mediaguas que no contaban con los servicios básicos.
El fuego dejó a la luz construcciones febles y paupérrimas, sin baños, con una letrina común situada a un costado del terreno y un patio con fango infectado de heces por el rebase de una cámara de alcantarillado.
En éste y otros casos, son personas y grupos familiares que viven hacinados o en condiciones mínimas de habitabilidad.
Según lo informado por el Ministerio de Desarrollo Social, no existe un catastro de personas que vivan en mediaguas, lo que imposibilita a los organismos sociales poder dimensionar esta problemática.
El contar con un terreno amplio permite a muchas personas construir pequeñas habitaciones o casas interiores las que pueden arrendar, siendo una importante fuente de ingreso familiar.
Nadie puede oponerse a aquello, pero sí sería prudente que hubiera supervisión municipal y de los organismos gubernamentales pertinentes para evitar que se levanten mediaguas indignas y se ofrezcan arriendos sin que se cumplan las mínimas condiciones para vivir en ellas, que van desde la disponibilidad de los servicios básicos de agua potable y alcantarillado, gas y electricidad tanto como la seguridad de dichas instalaciones.