Necrológicas
  • René Lopeteguis Trujillo
  • Luisa Mancilla Soto
  • Juan Mario Moreira Añazco
  • César Barrientos Cárdenas
  • Raúl Low Bórquez
  • Nancy Cofré Yévenes
EDITORIAL

Visita presidencial: Demasiado temor al diálogo con la ciudadanía

La Presidente Michelle Bachelet realizó una nueva visita rápida a la zona, entre la noche del jueves y parte del viernes recién pasados.
[…]

Por La Prensa Austral Domingo 10 de Enero del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
142
Visitas

La Presidente Michelle Bachelet realizó una nueva visita rápida a la zona, entre la noche del jueves y parte del viernes recién pasados.
Previo a ello, llegó la denominada avanzada presidencial, la cual tiene que coordinarse con los organismos y servicios locales. Pide, entre otros antecedentes e informes sobre posibles focos de conflictos y se extreman las medidas para evitar que algo o alguien haga que se rompa o altere el programa definitivo.
Magallanes, porcentualmente hablando, entregó un alto respaldo a Bachelet para que ésta asumiera un segundo período presidencial, por lo que, pese a la caída de ésta en las encuestas, hay una masa importante de gente que mantiene su aprecio por la Mandataria.
Es, además, una zona que se caracteriza por tener gente educada y trabajadora y aquí aún no se corren los riesgos que puede haber en otras regiones, por lo que resulta un tanto exagerado mantener los mismos resguardos y modo de operación que se disponen para sus visitas a otras regiones del país.
Pese a ello, la avanzada y la intendencia -en lo que le toca- siempre han mantenido el mismo esquema que termina encapsulando a la gobernante, haciendo que ésta concurra a inauguraciones o reinauguraciones de edificios o colocación de primeras piedras en la que el público asistente es escogido y se restringe al máximo la posibilidad de que la ciudadanía interactúe con ella.
Ni siquiera los representantes de la gente, que pueden ser los concejales y los miembros del Consejo Regional, son considerados de manera adecuada.
Ello recuerda cuando el ex Presidente Piñera no recibía o lo hacía en la calle al alcalde de Punta Arenas durante su época de gobernante.
Toda visita presidencial, por breve que sea, es importante y sería liviano indicar lo contrario. Pero, la Mandataria debe tener la posibilidad de dialogar con la gente común y corriente y no con las mismas autoridades y parlamentarios que siempre le están contando cuán eficientes están resultando la ejecución presupuestaria, la materialización de ciertas políticas públicas o la marcha de las tramitaciones legislativas.
No deja de ser relevante que un grupo de ciudadanos haya osado, en su angustia, solicitar a la Presidenta que los organismos del aparato gubernamental que ella encabeza atiendan y resuelvan sus problemas. Sin embargo, al drama que ellos viven, no se le debiera agregar la tensión de tener que atravesar las barreras de seguridad y los obstáculos para hablar con la Jefa de Estado cuando ésta deja La Moneda para ir a conocer cómo marcha su gobierno en regiones.