Necrológicas
  • Norma Lidia Ojeda Santana
  • Ricardo Bravo Palma
  • María Cristina Mancilla Gómez
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Dina Gómez Alba

Visita Presidencial

Por La Prensa Austral Domingo 11 de Diciembre del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
413
Visitas

¿Y la fiesta?

Muy alegre se notó a la Presidenta, Michelle Bachelet, en su reciente visita a la Región de Magallanes, instancia en la que aprovechó de bromear con los presentes en el acto en que anunciaría la buena noticia de que el territorio contaría con un horario diferenciado del resto del país, manteniendo la hora de verano durante todo el año.

Fue en este contexto, que aprovechó de dar un ‘tirón de orejas’ a los profesionales médicos, que el día anterior habían celebrado su día con una fiesta que se extendió hasta altas horas de la madrugada. 

“(…) Algunos me decían que tenía que haber mucho cariño para llegar un día domingo a las 10 de la mañana acá. Y en particular para los médicos, que aunque no me invitaron a la fiesta del día del Médico, el día de ayer, que estuvieron hasta las 5 de la mañana bailando… No, no, no… Está muy bien”, bromeó Bachelet.

Vigilancia excesiva

Todos comprenden la labor de vigilancia que cumple la avanzada presidencial, quienes deben proteger a la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, evitando cualquier acción que atente contra su persona.

Sin embargo, muchas veces existen situaciones que se ‘pasan de la raya’.

Así lo pueden apreciar en cada visita los profesionales de la prensa, sobre todo regional, quienes deben aguantar un trato bastante despectivo por parte de quienes componen este equipo, soportando malos tratos que no se justifican, y el pasado domingo no fue la excepción.

En primer lugar, con la prohibición que existía hacia la prensa de pasar por determinados lugares al interior de Cordenap, donde se encontraba la Presidenta, siendo que posteriormente, ésta incluso se sacó ‘selfies’ con algunas personas del público.

Y más tarde, en la actividad realizada en Puerto Natales, donde incluso los periodistas institucionales fueron tratados como verdaderos rebaños, obligándolos a tomar sus fotografías e imágenes desde un lugar bastante incómodo.

¿Cuándo entenderán que la prensa regional está compuesta por profesionales que merecen el mismo respeto que los colegas santiaguinos?