Necrológicas
  • Odette Salles Naudin
  • Francisco Cárcamo Cárdenas
  • Luzmira Macías Silva
  • Alfredo Andrade Hrdalo

Lupus, la enfermedad que no tiene cura

Por Agencias Jueves 11 de Mayo del 2017
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
272
Visitas

Pese a que fue descrita hace dos siglos atrás, el lupus sigue siendo una enfermedad desconocida para la mayoría de las personas. Las nuevas generaciones han escuchado hablar de ella luego de que la actriz y cantante juvenil Selena Gómez confesara en 2015 que le habían diagnosticado la enfermedad autoinmune que padece el 7% de la población mundial.
Es por eso que en medio de su gira mundial Revival Tour, la cantante decidió hacer una pausa en su carrera y tomarse un tiempo para descansar y recuperarse de cómo la estaba afectando la enfermedad a nivel emocional y psicológico. “He descubierto que la ansiedad, los ataques de pánico y la depresión son efectos secundarios del lupus, y estos pueden representar sus propios desafíos”, dijo Selena a revista People.
La reumatóloga de Clínica Vespucio, Marcela Godoy, explica que el lupus es una enfermedad crónica y autoinmune (provocada por el sistema de defensa natural del cuerpo), en la que los anticuerpos producidos por el sistema inmunológico para defenderse de las agresiones externas, pueden atacar a los tejidos sanos, células y órganos vitales.
Según la especialista, “la detección precoz y su diagnóstico son la clave para mejorar la sobrevida y la calidad de vida de la persona que padece la enfermedad”. El problema es que hay muchos casos donde los pacientes se demoran  en encontrar un diagnóstico certero debido a que este mal se suele confundir con otras patologías como la artritis reumatoidea, fibromialgia o incluso con la esclerosis múltiple.
Por eso es importante conocer las principales señales de la enfermedad como el dolor en las articulaciones y músculos, fatiga extrema, anemia y erupciones en la piel, entre otras. La especialista asegura que hay casos más complicados donde se ven comprometidos los órganos vitales y por ello se denomina como una enfermedad sistémica, “ya que puede provocar fallas en todo el organismo”.
Los pacientes con lupus nacen con una predisposición genética a la enfermedad, la que se puede activar de forma espontánea o por factores externos como infecciones virales, la luz ultravioleta y el estrés, entre otros.
Según la agrupación Lupus Chile, cada año en nuestro país se reportan 1.500 nuevos casos. Actualmente, la cifra de personas con esta enfermedad es cercana a los 20 mil pacientes con Lupus Eritematoso Sistémico (Les) y cerca de 5 mil que padecen Lupus Eritematoso Discoide (Led). El primer tipo es el más grave y se puede presentar con síntomas moderados o severos que pueden afectar a varios órganos del cuerpo como el corazón, las articulaciones, riñones e incluso el cerebro.
El segundo afecta principalmente la piel y se suele identificar porque aparecen ronchas rojizas en la cara, cuello, tronco y la piel del cuero cabelludo.
En la actualidad y gracias a los avances en los tratamientos, los pacientes con lupus tienen una esperanza de vida muy similar a la de una persona sana, aunque un mal cuidado puede llevar a la muerte. La doctora Godoy afirma que “es posible llevar una vida normal si se siguen responsablemente las recomendaciones del médico tratante”.
El tratamiento se determina de acuerdo a los síntomas y necesidades del paciente, pero es probable que el doctor recomiende antiinflamatorios no esteroideos (Aines) para reducir la inflamación y el dolor. Los casos más severos se abordan con corticoesteroides e inmunosupresores.
El problema es que, al igual que Selena Gómez, las personas que padecen esta enfermedad ven afectada muchas veces su vida emocional, ya que los malestares limitan el desarrollo de actividades cotidianas. Por eso, la reumatóloga de Clínica Vespucio considera fundamental la asesoría de un equipo multidisciplinario para que la persona logre un equilibrio en su vida. “Es importante que el paciente acuda a una terapia ocupacional, psicológica, nutricional y reumatológica”, señala la especialista.