Necrológicas
  • Mirta Yanet Andrade Márquez
  • Juanita María Vukovic Boskovic
  • Vanessa Alajendra Vera Díaz
  • Juan Humberto Mellado Candia

Claves para vender rápido una vivienda usada

Por La Prensa Austral Lunes 5 de Junio del 2017

Compartir esta noticia
787
Visitas

Aunque las bajas tasas de los créditos hipotecarios juegan a favor, lo cierto es que ha continuado la tendencia a la baja en la venta de viviendas usadas. Si usted está pensando vender su casa o departamento, no olvide considerar un factor clave: el diseño.

El año pasado se vendieron en el Gran Santiago un 7,2% menos de viviendas usadas que en 2015, la peor cifra en cuatro años. Tendencia que este año se ha agudizado. Según un estudio realizado por Real Data, basado en las escrituraciones efectuadas en el Conservador de Bienes Raíces, durante enero y febrero la venta de unidades de inmuebles cayó un 18,6% comparado con igual periodo de 2016. El segmento más afectado es el de los departamentos, con una baja del 21,9%.

Este escenario pone bajo presión a algunos vendedores, quienes debido a una menor demanda de las viviendas usadas, muchas veces se ven obligados a bajar los precios o a hacer rebajas importantes para cerrar el negocio en un tiempo prudente.

Para evitar llegar a este punto, los especialistas recomiendan invertir en algunos retoques para mejorar ciertos aspectos del diseño de la casa o el departamento, lo que no necesariamente implica grandes sumas de dinero. “Con simples arreglos es relativamente fácil transformar una casa para la venta y lograr obtener el mejor precio posible”, explica la arquitecta María Carolina Montt, directora de la Escuela de Diseño de Interiores de la Universidad del Pacífico.

Antes de iniciar cualquier cambio, se debe tener presente que las modificaciones forman parte de la estrategia de venta, por lo tanto éstas deben hacerse pensando en los ojos del comprador. “Lo que estamos haciendo en la casa no lo hacemos para vivir en ella, según nuestras preferencias y formato familiar, sino para cualquier tipo de habitante. En este sentido, lo más importante es ser lo más neutro posible y crear una sensación de amplitud en cada uno de los espacios de la vivienda, tanto interiores como exteriores, y observarla con ojos nuevos para identificar cada uno de sus reparos”, aconseja la experta.

Con el objetivo de añadir valor a la propiedad con bajo presupuesto y lograr dar una imagen de una casa acogedora, bien cuidada, que permita a los potenciales compradores visualizar su vida en cada uno de los espacios, la directora de la Escuela de Diseño de Interiores de la U. del Pacífico entrega ocho recomendaciones claves:

  • Pintar muros y cielos de tonos claros o neutros para que la vivienda quede lo más luminosa posible, pues esto ayudará a dar una sensación de amplitud.
  • Mantener persianas y cortinas bien abiertas, de manera que permitan al máximo el ingreso de luz natural.
  • Quitar los tapices y textiles oscuros, como cubrecamas y alfombras que cubran grandes superficies en el suelo.
  • Reducir al mínimo los muebles y evitar aquéllos de grandes dimensiones, dejando solo los estrictamente necesarios para conformar cada espacio de la casa. También se debe cuidar que ellos no interfieran en la circulación. Es preferible disponer muebles de líneas rectas, pues los curvos visualmente son más abultados y tienden a reducir los espacios.
  • Eliminar fotografías personales, recuerdos, trofeos y accesorios familiares. No es recomendable la personalización de los espacios, ya que se trata de que el interesado pueda visualizar la casa como si fuera suya. Desde esta perspectiva, también es necesario sacar elementos decorativos que sean muy vistosos o llamativos.
  • Mantener todos los espacios perfectamente limpios y ordenados, lo que incluye vidrios y paredes sin manchas. También se debe poner especial énfasis en el orden en los clósets, pues comúnmente al comprador le gusta visualizar los espacios que la casa tiene para guardar. Por lo mismo, se recomienda no tenerlos muy llenos.
  • El baño y la cocina deben estar impecables y libres de accesorios. Cremas, pastas de dientes, perfumes, escobillas, etc., deben estar guardadas. Se sugiere siempre disponer de toallas nuevas. En la cocina se debe tener la precaución de mantener todos los mesones despejados, dejar sólo una fuente con fruta y guardar los electrodomésticos viejos.
  • Cambiar la grifería y los tiradores en cocina y baños, ya que ayudan a dar una imagen renovada de estos espacios.
  • Poner especial atención a la entrada de la vivienda, en todos sus detalles. La puerta debe estar libre de manchas y de todo tipo de suciedad, con el pomo en perfectas condiciones; en caso contrario se sugiere reemplazarlo por uno nuevo. En el caso de las casas, es aconsejable poner macetas con plantas voluminosas que anuncien el acceso y los espacios exteriores deben estar cuidados.
  • Ojo con los olores, sobre todo cuando se tiene mascotas. La casa debe estar muy bien ventilada y en lo posible con flores aromáticas, velas u otro olor natural. Las plantas ayudan a crear un espacio natural y ayudan también a cubrir olores. No se sugiere en ningún caso el uso de desodorantes ambientales.
  • Instalar números llamativos y visibles, para que la vivienda sea fácilmente identificable desde el exterior. Para este efecto, los metálicos iluminados son una buena opción.