Necrológicas
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • María Cárcamo Márquez
  • Edita de Lourdes Oyarzún Díaz
  • Lucila del Carmen Barría Mancilla
  • Dina Gómez Alba

¿Se puede engañar a los test psicológicos?

Por La Prensa Austral Viernes 22 de Abril del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
1.529
Visitas

‘¿Qué ves en esta figura?’, ‘¿Qué color prefieres?’ y ‘Dibuja un hombre bajo la lluvia’ son solo algunas de las preguntas más temidas que realizan los reclutadores de una empresa a los candidatos para un puesto de trabajo. Los test psicológicos son una de las etapas del proceso de selección más importantes y muchos postulantes se preocupan de cómo enfrentarlos.

De hecho, según un sondeo de la multinacional de Recursos Humanos Randstad, alrededor de un 30% de los postulantes averigua en Internet sobre las pruebas psicológicas antes de asistir a una entrevista laboral. No son pocos los que se memorizan las ‘respuestas correctas’ que aparecen en web, pero la tarea es ardua ya que hay una gran variedad: el famoso Test de Rorschach (las diez láminas manchadas con tinta), test de Lüscher (conocido como el ‘test de los colores’), test de Zulliger (láminas manchadas con tinta), test 16 PF (cuestionario con más de cien preguntas) y todos los test gráficos posibles (hacer que el entrevistado dibuje personas o escenas).

Pero, ¿se puede realmente engañar a un test psicológico? “Sí, se puede engañar a los test psicológicos, pero resulta extremadamente difícil. Es complicado, porque los test suelen construirse con ‘escalas de mentiras’, ‘escalas de consistencias’ y/o ‘escalas de validez’. Si se intenta a toda costa engañar una prueba objetiva, lo más probable es que se invalide la prueba o que quede de manifiesto que el evaluado está mintiendo”, asegura Sandra Inostroza, secretaria de estudios de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico. 

Por lo tanto, un psicólogo con buen entrenamiento en pruebas psicométricas laborales podría darse cuenta fácilmente si no contestas con honestidad. En algún momento del test podrías equivocarte u olvidar la respuesta que debías dar, o bien el psicólogo podría preguntarte algo que no estaba predeterminado. Además, según la especialista de la U. del Pacífico, los examinadores no sólo analizan tus respuestas verbalizadas, sino también tu postura, comportamiento, etc., es decir, movimientos que no puedes controlar.

 “Cuando las respuestas son aprendidas previamente, la persona las recita. En ese caso, un especialista que esté atento debiera reconocer cuando alguien contesta de memoria. Las personas tienden a pensar que pueden buscar las respuestas ‘correctas’ en la web, pero se ignora que más allá de la respuesta en sí hay una serie de comportamientos no verbales detrás que no se pueden imitar. De hecho, en la mayoría de las pruebas una parte se relaciona con las respuestas verbales y otro nivel se vincula con la forma en que la persona da las respuestas, lo que obliga al examinador a poseer experticia y una actualización constante”, explica la experta psicometría laboral.

 Aunque logres aprender las respuestas para un test y pasar la prueba no verbal al contestar frente al examinador, igualmente depende de la prueba que te pongan enfrente y de qué imagen quieres trasmitir. Además, hay algunos test más factibles de engañar que otros. “Las pruebas objetivas, como por ejemplo cuestionarios con respuestas estandarizadas, son más falseables que las pruebas proyectivas, como los test de colores, test gráficos, de manchas, etc., porque en este último caso el sujeto no conoce la tarea, no sabe lo que debe hacer, ya que los estímulos son inestructurados, ambiguos”, indica la especialista.

Si realmente eres el perfil para ese puesto y esa empresa, un test psicológico no te perjudicará. Finalmente, no será agradable que quedes seleccionado y luego no te sientas cómodo, o que te exijan competencias que no tienes pero fingiste tener. Por ello, lo importante es ser sincero y estar tranquilo a la hora de contestar las preguntas. “En una entrevista laboral es aconsejable ser siempre lo más sincero posible a la hora de ejecutar los test y enfrentar el proceso de evaluación con tranquilidad. Un test psicológico por sí sólo no te sacará de un proceso de selección laboral, porque se hacen varios para cotejar, y además se evalúa una coherencia entre la entrevista y los test psicológicos. Ningún test sustituye la opinión del psicólogo, ni aporta tanta información como una entrevista clínica”, afirma Sandra Inostroza, secretaria de estudios de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico.