Necrológicas
  • Pascual Nocera Ferone
  • Aurelio Aladino Rebolledo Espinoza
  • Mireya Córdova Chamorro

A prisión preventiva enviaron a imputados por homicidio frustrado

Por La Prensa Austral Sábado 7 de enero del 2017
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
4.156
Visitas

En estado grave, pero estable, permanece internado en el Hospital Clínico de Magallanes Jorge Müller Méndez, dueño del motel Los Pinos, quien la madrugada del jueves fue apuñalado en el barrio 18 de Septiembre mientras atendía su comercio. Ayer, tras la ampliación de la detención dictada el día anterior, fue enviada a prisión preventiva la pareja de personas que fueron sindicadas por la propia víctima como quienes lo agredieron luego que no quisiera facilitarles una habitación sin el previo pago de ésta.
Con 100 días cuenta desde la tarde de ayer la Fiscalía para investigar el homicidio frustrado del empresario afectado, luego que se le imputara autoría a Alejandro Mondaca Hernández y Patricia Cordonnier Cárcamo, como quienes alrededor de las 3,30 horas de la madrugada del jueves, sumidos en la pasión y en evidente estado de ebriedad, llegaran al establecimiento de Francisco Javier Reyna Nº0381, exigiendo tener acceso a uno de los cuartos, pero ofreciendo pagar al final de haber utilizado el espacio íntimo.
Manteniendo las reglas de su comercio, el afectado les negó el acceso, iniciándose una discusión que prontamente derivó en la agresión a la víctima.
Según manifestó el fiscal Felipe Aguirre en la audiencia de formalización, Mondaca Hernández extrajo en esos instantes un cuchillo, propinándole dos cortes en el rostro a la víctima, quien intentó huir, siendo retenido por Cordonnier, a fin de que su pareja, le propinara otras cinco puñaladas en el torso, provocándole las lesiones a la víctima que obligaron a su internación en el Hospital Clínico, y que lo mantienen con heridas internas graves, principalmente, en uno de sus pulmones.
Detalló Aguirre que, pese a estar herido, el afectado reconoció en fotografías que le exhibieron los policías a sus agresores, los que fueron detenidos en las inmediaciones de calles Chacabuco y Rancagua, mismo lugar donde los carabineros vieron cuando el sujeto arrojaba el cuchillo de 26 centímetros con el que le habrían propinado las estocadas.
Por su parte, el defensor Pablo Santander planteó un relato distinto de lo ocurrido, el que le habrían sindicado sus representados, aludiendo a que la agresión con arma blanca habría sido a modo de defensa, luego que, supuestamente, Müller fuera quien los maltratara primeramente. En ese sentido, el magistrado Juan Santiago Villa, quien dirigió la audiencia, les otorgó la palabra a los imputados para que contaran su versión de los hechos, no obstante, éstos declinaron emitir palabras durante la audiencia.
Con lo dicho, ante la peligrosidad del actuar de los imputados, la pena que arriesgan, y al considerar su libertad como un peligro para la seguridad de la sociedad, el fiscal pidió la prisión preventiva, solicitud que si bien encontró oposición en la defensa, fue concedida por el juez de garantía, ordenando el ingreso de ambos a la cárcel de Punta Arenas mientras se desarrolle la etapa investigativa.