Necrológicas
  • María Ofelia Laguarda Sánchez
  • María Julia Cárcamo H.
  • Amelia Miranda Navarro

Trabajadora sufrió aborto espontáneo en el baño de su empresa; acusa que le negaron ayuda

Por La Prensa Austral Domingo 15 de Mayo del 2016

Compartir esta noticia
12.824
Visitas

“Con mucha pena retiré a mi hijo de la taza del baño y le pedí a mi compañera de trabajo Wanda que llamara al jefe, quien me negó el permiso para ir al hospital, pese a que tenía a mi hijo en las manos”. Este es parte del estremecedor relato entregado por María Alejandra Barboza Williams, quien en febrero de este año sufrió un aborto en el baño del Hipermercado Abu Gosch de Zona Franca, en el que trabajaba, después de soportar síntomas de pérdida por horas y en conocimiento de su jefatura, sin que le permitieran salir de su trabajo para trasladarse al Hospital Clínico.

Si bien en relación a este caso se encuentra en marcha un juicio laboral por vulneración de derechos fundamentales y autodespido, iniciado el 28 de marzo pasado ante el Juzgado del Trabajo de Punta Arenas, este sábado la mujer entabló una querella criminal por cuasidelito de aborto y lesiones ante el Juzgado de Garantía de esta ciudad, en contra de todos quienes resulten responsables al interior de la empresa Abu Gosch y compañía limitada.

“Tuve un aborto, y mi jefe no me ayudó”, recalcó ayer María Alejandra.

La víctima relata que los hechos se desencadenaron mientras ella se encontraba trabajando de manera normal al interior del Hipermercado Abu Gosch. Estaba embarazada, situación que había sido puesta oportunamente en conocimiento de su jefatura en enero pasado. Alrededor de las 17 horas del 27 de febrero pasado, comenzó a sentirse mal, con mareos, por lo que se presentó inmediatamente ante su jefe, a quien pidió permiso para dejar su turno, de modo de poder trasladarse hasta el Servicio de Urgencias del Hospital Clínico de Magallanes. “Mi jefe directo me dijo que mi obligación era terminar mi turno y me ordenó seguir trabajando, a pesar de mi condición de gravidez”, expone la ahora ex trabajadora.

Con el feto en sus manos

“Me sentía mal, así que fui al baño y, al sentarme en la taza de baño, sentí que algo caía de mi cuerpo, comenzando un gran sangrado vaginal, al ver lo que había caído, el feto se encontraba ahí”, plantea en la querella criminal.

Con el feto en sus manos, María Barboza solicitó a su jefatura un teléfono para llamar a su marido. “Este me respondió: ‘No tengo, consíguete uno’, pese a que en las oficinas hay teléfonos de red fija”, denuncia.

Aunque continuaba sangrando, la mujer debió subir así hasta el tercer piso. “Le dije: ‘Mire cómo ando. Estoy sangrando’, pero no me ayudó y subí hasta mi casillero para esperar a mi marido. Estaba con mi feto en las manos y de ahí me fui al hospital donde me dijeron que era un aborto completo”, sentenció, añadiendo con el feto en sus manos marcó el reloj control de su trabajo, a las 20 horas, sin recibir ninguna ayuda médica.

Es la primera acción penal que se interpone por un cuasidelito de aborto en Punta Arenas. “Es una teoría que no ha sido unánime aceptada en la doctrina, pero que la Corte Suprema la ha validado en un fallo de 2008 y que se cita en la querella, junto con el cuasidelito de lesiones. Esta es una teoría nueva en derecho y esta es la primera de esta naturaleza que se presenta en Magallanes”, precisa el abogado patrocinante Juan José Arcos.

En cuanto a las diligencias solicitadas, el abogado añadió que lo primero es pedir los resultados de un informe de la biopsia realizado, de modo de establecerse a nivel del Servicio Médico Legal si la muerte del feto también se hubiese producido con un tratamiento médico oportuno.

Demanda laboral

El pasado 28 de marzo María Alejandra Barboza, con el patrocinio del abogado Pablo Ignacio Harambour, interpuso una demanda laboral por los mismos hechos. En su acción judicial exige una indemnización por daños y perjuicios, de más de 80 millones de pesos.

La demanda fue contestada el 13 de mayo pasado por el abogado Mauricio Sandoval, en representación de Abu Gosch, quien en su respuesta niega tajantemente la ocurrencia de los hechos denunciados, pidiendo al Juzgado del Trabajo el rechazo de la presentación legal.

En relación a la causa laboral, el Tribunal programó la audiencia de preparación de juicio oral para este 24 de mayo, a las 8,30 horas.

Versión de Unimarc

Sobre este conflicto laboral y penal, Unimarc, a través de su jefatura de Comunicaciones, precisó anoche que la situación fue informada oportunamente a la Inspección del Trabajo, lo que dio origen a una investigación. “En forma paralela, la colaboradora interpuso una demanda en tribunales, la cual se encuentra en curso. Al respecto, la compañía ha seguido atenta el curso legal de este proceso a la espera de alcanzar un pronto acuerdo entre las partes”, señaló la declaración.