Necrológicas
  • Leonilda Florencia Bargetto Orellana
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • Laura Rosa Prado Cuevas
La adolescente de entonces 16 años habría recibido pagos por “favores especiales”

Fiscalía formalizó a dos almaceneros por supuestos abusos sexuales contra una menor colombiana

Por La Prensa Austral Miércoles 7 de Diciembre del 2016

Compartir esta noticia
1.078
Visitas

Defensa solicitó a la Fiscalía investigar una posible conducta impropia al interior del grupo familiar, la que estaría siendo encubierta inculpando a terceras personas.

La Fiscalía de Punta Arenas formalizó investigación este martes en contra de dos almaceneros por supuestos abusos sexuales reiterados cometidos en perjuicio de una entonces menor de nacionalidad colombiana. En uno de los casos, la denuncia se remonta al año 2013, cuando la denunciante tenía 16 años.

La menor denunció que los imputados le habrían entregado dinero y mercadería a cambio de favores de evidente connotación sexual, como tocaciones. La defensa, por su parte, cuestionó la denuncia e instó al Ministerio Público a indagar más en detalle sobre un eventual caso de abusos al interior de la familia de la joven, los que se tratarían de encubrir a través de una acusación a terceros.

Luego de una larga investigación, el fiscal Felipe Aguirre formalizó cargos en contra de J.E.P., de 64 años, y G.U.V., de 71.

Los presuntos hechos fueron develados por la víctima a una profesora del liceo donde ella estudiaba. Esto ocurrió hace tres años. La joven confesó que se sentía agobiada por conductas impropias que ella venía realizando y que la tenían muy mal anímicamente. En dicho relato dio cuenta que en julio de 2013, cuando acudía al negocio del primero de los sindicados, éste se ganó su confianza regalándole productos de su comercio a cambio de favores de tipo sexual, actos que se habrían registrado en diferentes oportunidades, y que se habrían prolongado hasta octubre del mismo año.

Un episodio similar habría vivido al año siguiente, 2014, con el segundo imputado, al interior de su local comercial, a cambio también de dinero.

Y si bien inicialmente el fiscal imputó cargos por un eventual delito de estupro (se configura cuando un adulto accediere carnalmente a una menor mayor de 14 años), dicha figura debió ser modificada durante la audiencia, dado que al no haber indicios de violación o consumación de un acto sexual, sólo podría darse un abuso sexual reiterado.

Planteamientos
de la defensa

En la oportunidad, el defensor penal público Ramón Bórquez expresó un fuerte cuestionamiento respecto de la línea investigativa que ha seguido la causa, a partir de los dichos de sus representados, quienes negaron tajantemente los hechos expuestos. De paso, hizo presente que no era la primera vez que la menor se veía involucrada en hechos de la misma naturaleza, dado que en Colombia, amigas mayores de edad, la habrían inducido a realizar prácticas similares, atendida su precaria condición económica.

Asimismo, el abogado aludió al hecho que la víctima mencionó haber sido sometida a supuestos abusos sexuales por un familiar, instando a la Fiscalía a investigar dichos antecedentes, al no descartar la posibilidad que la menor quiera ocultar tales actos, ideando relatos ficticios, de modo de involucrar a ambos comerciantes.

Al término de la audiencia, los imputados hicieron uso de la palabra, calificando la acusación como una difamación en su contra.

El juez de Garantía, Juan Santiago Villa, valoró los antecedentes expuestos, considerándolos de plausibles, al menos en esta etapa de la investigación, razón por la que ambos imputados quedaron con la prohibición de acercarse a la denunciante durante el desarrollo de la causa, para lo cual fijó un plazo de 90 días. Luego de ello, los almaceneros recobraron su libertad.