Necrológicas
  • Ruth Oladia Casanova Villegas
  • Inés Carreño Carreño

Peligroso antisocial robó en constructora, asaltó a mano armada y se fugó de Carabineros

Por La Prensa Austral Viernes 29 de Julio del 2016

Compartir esta noticia
1.234
Visitas

El nombre de Héctor Claudio Díaz Gallardo se les repitió ayer en diferentes escenarios a los efectivos de Carabineros que participaron en varios operativos en torno a este sujeto de nutrido prontuario policial. Y es que dicho individuo, a pocos días de haber abandonado la cárcel de Punta Arenas, cobró protagonismo tras su presunta participación en al menos tres hechos de carácter delictual.

El antisocial, más conocido por el diminutivo de  “Tito”, fue arrestado por la policía tras ser sindicado como uno de los autores de un asalto a mano armada perpetrado ayer en la mañana en el barrio 18 de Septiembre, lo que permitió además recuperar diversas especies que horas antes del atraco habían sido robadas desde las obras de una construcción. También Díaz Gallardo volvió  a estar bajo la mira de Carabineros al lograr fugarse desde el hospital, gatillando un impresionante despliegue policial para su recaptura.

La jornada delictual se inició alrededor de las 10,15 horas, cuando Carabineros fue alertado de un asalto que dos sujetos habían protagonizado en el local de repuestos automotrices “Anymotors”, ubicado en la esquina de las calles Eusebio Lillo y Francisco Javier Reyna, en el barrio 18 de Septiembre.

En dicho local comercial irrumpieron dos sujetos con sus rostros parcialmente cubiertos, uno de chaqueta roja y otro de casaca blanca (detalle que cobraría relevancia más tarde), encañonando uno de ellos a un empleado, a quien se le exigió la entrega del dinero, accediendo a la caja registradora, desde donde robaron cerca de 170 mil pesos, huyendo del lugar a pie, hacia el poniente, situación que fue observada por vecinos del sector.

En cuestión de minutos diversas unidades policiales se trasladaron al lugar, logrando, con la descripción dada por los testigos, identificar a un par de individuos que habían ingresado a una vivienda interior en el pasaje 19 de Septiembre, en la población Juan Pablo II, a sólo tres cuadras del lugar del asalto, sindicando vecinos que efectivamente habían entrado dos personas en actitud sospechosa.

Frente a dichos antecedentes, la policía se entrevistó con el dueño de la propiedad, padre de Díaz Gallardo, quien autorizó el ingreso de personal de Carabineros al inmueble, allanando éstos el lugar, donde permanecían alrededor de seis personas, dándose a la fuga varias de ellas, sorprendiendo a Díaz ocultando dos chaquetas, una de color rojo y una blanca.

Asimismo, al revisarle sus vestimentas, al imputado se le encontró una llave, la cual posteriormente se confirmó que se trataba de la misma que había sido arrancada de la caja registradora del local afectado.

Detenciones

Con el cúmulo de antecedentes, además de los testimonios de testigos y el reconocimiento de los propios afectados, Díaz fue detenido, en tanto que el Ministerio Público fue informado de lo sucedido, disponiéndose que la Sección de Investigaciones Policiales (Sip) efectúe las labores propias de su especialidad, y el Laboratorio de Criminalística de Carabineros (Labocar) inicie los peritajes.

Paralelamente, se realizó una búsqueda en las inmediaciones del sector, para intentar dar con el segundo implicado en el robo, el arma o el botín, no obstante, eso no arrojó frutos, al menos hasta ese minuto.

Otro delito

Sin embargo, la secuencia de eventos lejos de concluir, tendría otro giro ya que al revisar la casa donde se ocultaban los sospechosos, la policía encontró herramientas de construcción, mismos elementos que habían sido robados horas antes desde la obra que se ejecuta en las inmediaciones de Avenida Circunvalación y la prolongación de Avenida Salvador Allende, sustracción que había sido denunciada a Carabineros durante la madrugada, siendo avaluada las pérdidas en cerca de 2,2 millones de pesos.

Al consultarle Carabineros sobre la procedencia de dichos elementos, la pareja de Díaz Gallardo, identificada como Claudia Mansilla Mansilla, de 32 años, aseguró que le pertenecían, motivo por el cual se ordenó su detención por su eventual participación en un delito de receptación, dado que los representantes de la constructora afectada reconocieron como suyas las herramientas halladas en el inmueble.

A esa altura, y pese a que uno de los autores se había dado a la fuga, el procedimiento era calificado como positivo, considerando que en cuestión de minutos se había logrado dar con uno de los autores materiales del asalto, asegurándose que se hacían todos los esfuerzos para dar con el segundo implicado.

“Agradecemos sobre todo la colaboración de la comunidad que nos permitió, tras el rápido actuar de Carabineros, el capturar a uno de los implicados en el robo, a quien se le encontró la llave de la caja registradora, la cual al ser periciada por Labocar, se acreditó que era la que se habían llevado durante el delito”, señaló en la Primera Comisaría el subcomisario, capitán Ricardo Andrade.

Nuevo operativo policial

Lo que hasta ese minuto desconocía el oficial de Carabineros, es que Díaz Gallardo no prestaría toda su colaboración con el proceder policial, ya que al ser trasladado al Hospital Clínico de Magallanes, para la revisión médica de rigor, aprovechó un descuido del personal que lo custodiaba, y huyó desde el Servicio de Urgencias, por una puerta lateral, ubicada en el ala sur del recinto médico, a un costado de la Unidad de Pacientes Críticos.

La fuga activó un impresionante operativo de la policía uniformada que movilizó una treintena de carabineros, incluyendo a personal del Grupo de Operaciones Policiales Especiales (Gope) y el helicóptero institucional, concentrando sus primeros esfuerzos en los sectores baldíos aledaños al edifico médico, sin embargo, los minutos pasaban, la tarde y la oscuridad asomaban, y no había indicios del antisocial evadido.

Sin embargo la información entregada por personal de la empresa Movigas habría sido la que daría las primeras luces del paradero del individuo, indicando que un sujeto como el que se buscaba, en una actitud sospechosa, habría abordado uno de los buses en el hospital, trasladándose en el vehículo hasta el sector sur, donde habría descendido para tomar como pasajero un colectivo, en el cual finalmente fue detenido, en las inmediaciones de Eusebio Lillo con Salvador Allende, a unas seis cuadras de su domicilio, donde se presume, se dirigía.

Lo anterior fue detallado por el subprefecto de los servicios de Carabineros, comandante Humberto Urrejola, quien además precisó que se desconocerían las circunstancias en las que el detenido logró escapar de su custodia policial, asegurando que el sujeto huyó con las esposas puestas, grilletes que mientras permaneció fugado habría cortado, cambiando también parte de sus vestimentas, a fin de confundir a sus persecutores, estimando que incluso Díaz pudo haber recibido ayuda externa en su escape.

Cabe señalar que los testigos de la huida del maleante no pudieron asegurar que al momento de huir el sujeto estuviera esposado, materia que el oficial de la policía aseguró deberá ser pesquisada.

Ultima diligencia

Todo lo anterior, no mermó los esfuerzos de la Sip para dar con el segundo implicado, diligencias que tuvieron sus resultados cerca de las 19,30 horas, en la población Cardenal Raúl Silva Henríquez, sector donde fue detenido Sergio Fabián Gallardo Oyarzo, de 27 años, sospechoso de haber participado en el robo con intimidación, y que según trascendió anoche, habría sido reconocido por la víctima del asalto.

Este último sospechoso, en 2011, había sido condenado a 5 años de prisión por el delito de robo con violencia.