Necrológicas
  • María Ofelia Laguarda Sánchez
  • María Julia Cárcamo H.
  • Amelia Miranda Navarro

Peritaje reveló que joven natalina asesinada recibió 94 puñaladas

Por Nicolás Ulloa Viernes 29 de Enero del 2016

Compartir esta noticia
4.753
Visitas

Un total de 94 heridas cortopunzantes fueron las que se encontraron en el cuerpo de la joven natalina de 21 años, Priscila Vera Mansilla, quien fue ultimada por Diego Armando Molina Guerrero (29), sujeto que confesó haberla asesinado la noche del 28 de octubre de 2015. El escalofriante detalle pericial fue revelado con los informes de la autopsia, motivo suficiente para el fiscal jefe de Puerto Natales, Alvaro Pérez Astorga, pidiera una audiencia para reformalizar cargos contra el cruel imputado, quien ahora enfrentaría proceso por homicidio calificado, arriesgando presidio perpetuo.

Muy por encima de las 25 heridas que a primera vista se observaron en el cuerpo de la menuda joven fallecida, impactante resultó conocer parte del informe profesional que detalló que, lejos de sólo provocar la muerte de la víctima, el atacante se ensañó con ella, atacándola con más de 90 golpes de arma blanca, para luego abandonarla agonizante en el sitio eriazo donde fue encontrada, muriendo por anemia aguda en el lugar, es decir, que se desangró hasta perecer.

“A juicio de este fiscal hay antecedentes claros que apuntan al homicidio calificado, si bien faltan algunos resultados de diligencias, con lo que tenemos hasta ahora se configura la alevosía, ya que aparentemente, el imputado habría llevado a la víctima con engaños, presumimos que ofreciéndole el consumo de alcohol o drogas al sitio donde la atacó. Y respecto del ensañamiento, la cantidad de heridas, evidentemente, dan cuenta de un ánimo de hacer sufrir a la víctima antes de quitarle la vida”, explicó el fiscal Pérez Astorga.

Añadió que los exámenes toxicológicos de la víctima descartaron presencia de drogas o alcohol en su sangre.

Consultado sobre los hechos que ha protagonizado el imputado al interior de la cárcel de Punta Arenas (donde permanece recluido altercados con otros internos y amenazas de muerte a un funcionario de Gendarmería, sumado al hecho de que inundó su celda de excremento, actitudes que podrían respaldar lo que Molina Guerrero dijo durante su formalización, sobre ser paciente psiquiátrico. El fiscal de Natales fue categórico en indicar: “Creo que sus actitudes e incidentes no son indicativos de un desorden mental, serán los peritajes de profesionales los que revelen si se trata o no de intentos de acreditar una enajenación mental”.

El Juzgado de Letras y Garantía de Puerto Natales acogió la solicitud del fiscal Pérez Astorga, y fijó para el próximo 2 de febrero la audiencia de reformalización contra el imputado, por lo que deberá ser trasladado por Gendarmería de Punta Arenas a la capital de Ultima Esperanza.

Cruel asesinato

La muerte de Priscila ocurrió el miércoles 28 de octubre del año pasado, iniciándose cerca de las 16 horas cuando Molina llegó a la verdulería en la que la joven trabajaba, entablándose un diálogo entre ambos que se prolongó por casi una hora. Más tarde, cerca de las 20 horas, el imputado esperó a Priscila fuera del local, caminando ambos por diferentes calles de Puerto Natales, pasando por el hostal Martina’s, donde abordaron un taxi con el cual se dirigieron al sector Huertos Familiares.

En dicho lugar habrían compartido hasta que el asesino sacara a relucir un cuchillo con el que atacó a la mujer. Las estocadas le provocaron heridas de muerte a la joven, mientras su agresor observaba agonizante a su víctima. Tras el deceso, Molina se habría ido, dejando atrás el cuerpo, huyendo horas más tarde a Punta Arenas, donde días después fue capturado por la PDI, admitiendo su participación en el cruel asesinato.

El cuerpo de la joven fue encontrado sólo hasta tres días después del homicidio por una transeúnte, que buscaba una locación privilegiada para ver la prueba automovilística “Las 3 Horas de Puerto Natales”, dando aviso a la policía. A esa hora, la familia de Priscila difundía por los medios de comunicación y las redes sociales la fotografía de la joven, sin sospechar que había sido ultimada de manera tan cruel.