Necrológicas
  • Ivonne Velásquez Estrada
  • Julia del Carmen Macías Velásquez
Menor se quitó la vida en noviembre de 2009

Piden acceder a ficha clínica de adolescente fallecido siendo usuario de la red Sename

Por La Prensa Austral Viernes 21 de Abril del 2017

Compartir esta noticia
805
Visitas

Solicitud fue formulada por la Fiscalía Regional de Los Lagos, en el marco de la investigación en marcha con
miras a establecer las circunstancias en que fallecieron 865 menores a lo largo del país.

Una autorización judicial para acceder a las fichas clínicas del adolescente de iniciales C.H.A.M., solicitó al Juzgado de Garantía de Punta Arenas, la fiscal adjunto de la Fiscalía Regional de Los Lagos, Macarena Gallardo, en el marco de la investigación que se sigue para establecer las circunstancias en las que fallecieron 865 menores usuarios de la red del Servicio Nacional de Menores (Sename) entre los años 2005 y 2016. La diligencia judicial busca detallar las atenciones médicas que recibió el adolescente antes de que se suicidara el 9 de noviembre de 2009, cuando tenía sólo15 años.

Según detalla el escrito ingresado de manera electrónica por el Ministerio Público, en el mes de junio de 2008, el Juzgado de Familia de Punta Arenas ordenó el ingreso del menor a la desaparecida residencia Cardenal Raúl Silva Henríquez, como víctima de vulneración de derechos que le habrían provocado un daño emocional tal que lo condujeron a una profunda depresión, recomendando un tratamiento psicológico tanto para él como para su madre.

En la oportunidad, el menor fue también derivado a la unidad de Salud Mental del consultorio Mateo Bencur donde habría sido tratado farmacológicamente además de ser ingresado a un programa de controles mensuales.

Consigna el escrito de la Fiscalía de Los Lagos, que entre los antecedentes que se tienen de la causa del adolescente, figura que el joven habría presentado durante 2009 una serie de fugas del centro de atención a menores, asociadas al consumo de alcohol y solventes. Incluso, durante dicho período, la víctima habría manifestado en reiteradas oportunidades su deseo de abandonar el programa y cualquier tratamiento, quedando en evidencia su desmotivación con la ayuda que recibía, dando cuenta de una incipiente conducta suicida, rechazando asistir a sus terapias psiquiátricas. En la oportunidad incluso se solicitó evaluar una internación forzosa del usuario.

La vida del menor se vio truncada el 9 de noviembre de dicho año, cuando fue encontrado muerto en el domicilio de su padre.

A fin de dar mérito a su solicitud, la fiscal Gallardo plasma en su escrito que “el adolescente C.H.A.M. habría tenido aparentemente un diagnóstico médico y precisamente debido a su especial condición requería entonces un especial cuidado y atención de las personas que debían velar por su cuidado y bienestar que incluye igualmente controlar, supervisar de manera permanente el cumplimiento de su tratamiento farmacológico al que pudiera haber estado sujeto y si aquello influyó o no de alguna manera en su suicidio, por lo que dentro de las líneas de la investigación llevadas por esta Fiscalía se encuentra determinar si, quienes debían velar por aquel cuidado y protección lo efectuaron de manera adecuada y no negligente”.

De acuerdo a tales fundamentos, es que para la persecutora resultaría esencial poder acceder a los antecedentes médicos del adolescente, tanto del consultorio Mateo Bencur, como del Hospital Clínico, donde también fue atendido, debiendo ser el Juzgado de Garantía local el que en definitiva el que autorice el acceso a la información de un paciente.

Frente a esta solicitud, el pasado 12 de abril, el magistrado Pablo Miño autorizó la diligencia, ordenando se oficie a los directores de ambos establecimientos de salud, ordenando se remitan las fichas médicas del adolescente fallecido a la Fiscalía Regional de Los Lagos.