Necrológicas
  • Oscar Omar Brevis Castillo
  • Manuel Alvarado Celedón
  • Rosa Ester Ruiz Arismendi
  • Ana Gallardo Trujillo
  • Olga Pivcevic Martinovic

Protocolo del municipio y Salud contempla eutanasia para perros callejeros

Por Carolina Ruiz Domingo 7 de Junio del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
2.334
Visitas

Según lo ordenado por la Corte de Apelaciones de Punta Arenas, y ratificado por la Corte Suprema, profesionales del municipio local y de la secretaría regional ministerial de Salud, elaboraron el “Protocolo de procedimiento sobre los perros vagos”.

El documento obedece a una acción cautelar presentada luego de que un perro callejero mordiera a un menor, con el objetivo de evitar la ocurrencia de hechos de la misma naturaleza en el futuro.

En este contexto, ambos organismos elaboraron un protocolo que establece las acciones que se llevarán a cabo para el retiro de los perros vagos que circulan en la comuna, los procedimientos a utilizar en caso de que una persona sea mordida por uno de esos animales, los estándares de autoexigencia y los controles internos de auto fiscalización.

Protocolo

Dentro de las consideraciones previas, las partes hacen presente que los procedimientos y actuaciones se realizarán en conformidad con las normas legales vigentes que les confieren competencia y se enmarcarán dentro de los recursos humanos y financieros disponibles para ejecutar dichas acciones.

El protocolo establece que el retiro de los perros vagos será de competencia del municipio de Punta Arenas, que en primer lugar recepcionará las denuncias pertinentes, que serán verificadas y evaluadas en terreno, para luego proceder a la captura del animal.

Este será trasladado al Centro de Rescate Canino Municipal, donde se resolverá su destino definitivo de acuerdo al Protocolo de Manejo del Centro.

Este último establece que los animales capturados serán ingresados solamente dentro del horario de funcionamiento del recinto y deberán ser revisados por el médico veterinario a cargo o, en su defecto, por el técnico veterinario.

En dicha revisión se evaluará si el animal tiene microchip de identificación, su estado de salud, la edad, el sexo y el estado reproductivo.

Aquellos que cuenten con microchip se ubicará al propietario y se cobrarán las multas en los casos que corresponda.

En caso contrario, se realizará la esterilización o castración del animal, se le aplicará la vacuna antirrábica, desparasitación y el registro electrónico de identificación. De esta manera, podrán ser objeto de adopción, ser entregados a alguna agrupación de protección animal o reinsertados en el ambiente original bajo la responsabilidad de un tenedor.

Cuando la captura de un perro esté asociada a la agresividad de éste, ya sea con los demás perros o personas, y no se encuentre con microchip asociado a un propietario legal, la Municipalidad de Punta Arenas deberá evaluar el comportamiento del animal y notificar a la seremi de Salud para que proceda de acuerdo con la normativa de prevención y control de la rabia.

Eutanasia

El protocolo establece que los procesos de eutanasia que se pueden realizar por los médicos veterinarios del Centro de Rescate Canino Municipal, deberán aplicarse conforme lo establece el dictamen Nº 69.752 con fecha 19 de noviembre de 2010, de la Contraloría General de la República. En este caso, se aplicará a caninos que se encuentren en situación de sufrimiento por enfermedad o atropello.

“Cabe señalar que si el canino se encuentra con microchip de registro bajo un propietario legal, se debe ubicar a dicho propietario. De no ser posible ubicarlo, se dejarán registrados los motivos en el informe de defunción correspondiente, y se realizará el procedimiento”, establece el documento.

Mordeduras

Los procedimientos en caso de mordedura serán de competencia de la seremi de Salud de Magallanes. Según el protocolo, los establecimientos de salud deberán notificar de manera obligatoria a la secretaría regional, toda atención de personas que hayan sido mordidas por animales susceptibles de contraer la rabia.

Mediante distintos procedimientos, se intentará ubicar al animal mordedor, verificando que se encuentre dentro de un recinto cerrado y, además, se comprobará si existen manifestaciones clínicas compatibles con enfermedad de rabia.

Si existen signos compatibles con la enfermedad, se le solicitará al propietario el certificado de vacunación antirrábica vigente.

Por otro lado, se verificará si el animal posee microchip de identificación y de no tenerlo, se solicitará la implantación.

En caso de ser un “animal vago” o que se ignore el domicilio, el Municipio de Punta Arenas y Carabineros de Chile deberán colaborar con la búsqueda del animal “sospechoso”.