Necrológicas
  • Ricardo “Lumpi” Bórquez Schultz
  • Ana Luisa Sepúlveda González
  • María Cárcamo Márquez
  • Edita de Lourdes Oyarzún Díaz
  • Lucila del Carmen Barría Mancilla
  • Dina Gómez Alba

Sobrevivientes magallánicos relatan horas de pánico tras terremoto en Ciudad de México

Por La Prensa Austral Miércoles 20 de Septiembre del 2017

Compartir esta noticia
2.259
Visitas

Estaba esperando el vagón en la estación Tacubaya y se empezó a mover, se sentía como si te marearas, de un lado a otro, de manera lenta pero progresiva. Más encima estaba en un tercer piso bajo tierra, así que igual pensé que podía venirse abajo la estación”. Así relató Matías Saavedra, joven músico ex estudiante del Colegio Británico radicado en Ciudad de México, que ayer vivió uno de los terremotos más grandes de su historia. 7.1 grados en la escala de Richter y una profundidad de 51 kilómetros, hicieron que durante la tarde, unos treinta edificios colapsaran en la capital azteca, causando cerca de 150 muertos, de acuerdo a datos preliminares.

Saavedra es uno de los magallánicos que La Prensa Austral pudo contactar tras el potente sismo, que se vivió justo cuando los mexicanos conmemoraban 32 años del terremoto de 1985, que causó 10 mil víctimas fatales. En medio del caos que causó este nuevo movimiento telúrico, algunos pudieron entregar sus testimonios de sobrevivencia.

Los momentos de desesperación

El músico Miguel Quinchamán se encuentra en México D.F en estos momentos y tiene previsto para hoy (miércoles) su vuelta a Punta Arenas. “Es un poco impresionante, ya que  nosotros como magallánicos nunca habíamos vivido un terremoto. Aquí se hizo un simulacro a las 11 de la mañana, explicaron cómo salir de un edificio y lo que teníamos que hacer; pero como buen chileno no lo hicimos. Después en la tarde ya nos sorprendió, porque sí hubo un terremoto. El epicentro fue en Puebla, no muy lejos de aquí, y la verdad que nosotros estábamos dentro de un edificio y cuando empezó el terremoto empezaron a caerse todas las cosas electrodomésticas; el techo del primer piso se empezó a derrumbar, se nos iban cayendo escombros y alcanzamos a salir. La verdad fue un poco impactante pero supimos guardar la calma; tengo 22 años y fue el primer terremoto que viví”, declaró.

El joven artista añadió que “cuando salimos a la calle, un edificio explotó y pedazos de vidrio impactaron a las personas. Luego se dejó de mover la tierra, pensamos enseguida en nuestra familia ya que estaba yo con mis dos hermanos, más un amigo de México. Mi novia (Camila Nauto) quedó en el hotel, igual estábamos bastante lejos, pero no se de dónde sacamos la fuerza para llegar corriendo hasta el hotel”.

“Estamos esperando alguna réplica, estamos atentos y un poco más impactados ya que hay muchos edificios que se están derrumbando ahora mismo; hay muchos niños que murieron porque se derrumbó un jardín, ahí murieron tres niñitos. Era nuestro último día acá en México, ya que mañana (hoy) tenemos el vuelo a Punta Arenas, pero no sabemos si podremos regresar,  porque el aeropuerto está cerrado, el terremoto destruyó parte del aeropuerto y del hotel no podemos salir tampoco”, reconoció el músico.

Camila Nauto en tanto, recordó que “somos seis de los que estamos en el hotel, desde el minuto que salimos de Magallanes siempre anduvimos juntos para todos lados; pero por cosas que tienen que pasar, hoy (ayer) fue el único día en que nos separamos desde el tiempo que llevamos aquí. Por cosas de la vida, parte de nosotros quiso ir a ver unas cosas a varias cuadras del hotel. Mi hermana Ariela, mi hijo y una amiga, nos quedamos en el hotel; se nos ocurrió salir y quedó mi hermana sola aquí en el hotel cuando de repente estaba buscando una ubicación y se empezó a mover la tierra”.

“En ese momento empezó a temblar, nos agarramos de las manos, salimos a la calle y en realidad no sentimos miedo en el momento, porque la preocupación nuestra era que mi hermana había quedado en el hotel sola en el tercer piso. Nosotros en Magallanes no hemos vivido esto, entonces corrimos cuatro cuadras con la gente gritando y que estaba muy mal. Realmente para nosotros fue asombroso ver esto, porque uno no está acostumbrado. Gracias a Dios llegamos al hotel y mi hermana estaba bien”.

Camino musical los llevó al epicentro

Curisamente, todos los testimonios que fueron apareciendo de magallánicos en México tienen en común su dedicación a la música. Matías Saavedra, pese a no vivir hace años en la región, tiene una banda llamada Masaf, en la que tocan dos jóvenes provenientes de la región: Claudio Espíndola y Vladimir Vukovic.

Espíndola vive en Colonia del Valle, en la delegación Benito Juárez, centro del Distrito Federal. “Estaba en la casa, justo en el piano, y se empieza a mover. Atiné a cortar el gas y salí ‘cagando’ para afuera. Pero fue fuerte, más de los que viví en Santiago. En el 2010 lo pasé tocando y arriba de un bus, veníamos viajando de Valdivia con María José Quintanilla y estábamos medios dormidos, así que no lo sentí mucho, pero éste es el más fuerte que he vivido”, afirmó. En tanto, Vukovic, destacado baterista, recién pudo comunicarse con su familia cerca de las 19 horas de México (21 horas en Chile).

“Vivo en un tercer piso, y salí corriendo, con mi vecina detrás tomando mi polera, gritando y llorando. Fue bastante fuerte, se sacudió pesado, por suerte el departamento no tuvo daños. Yo vivo más al sur del DF, en Tlalpan, que es en altura y más sólido que el DF, que es prácticamente un lago que se fue poblando. Es inmensa esta ciudad, llevo un año y 8 meses, me vine solo, tengo mi banda y otros proyectos”, indicó Vladimir Vukovic.

Otra que vivió momentos angustiantes fue Elizabeth Moya, cantante que por años trabajó en cruceros y ahora se encuentra viviendo en la capital mexicana. “Yo vivo en La Condesa, una de las zonas más afectadas, por suerte no estaba en casa. Una vez que llegué me puse a ayudar a sacar los escombros del edificio que se derrumbó, aún tratan de sacar gente”, relató brevemente la joven magallánica, que como muchos coterráneos, le tocó vivir el terror en una de las capitales más grandes de Latinoamérica.