Necrológicas

Un fuerte impacto causó en organizaciones de Derechos Humanos la detención del ex oficial radicado en Punta Arenas

Por Andrea Coñuecar Jueves 23 de Julio del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
2.674
Visitas

Luego que el martes recién pasado fuera despachada la orden de detención de siete uniformados del Ejército, implicados en un caso en el cual dos jóvenes santiaguinos fueron reprimidos en el marco de una protesta callejera registrada en 1986 -procediendo a rociarlos con bencina- las organizaciones de Derechos Humanos de Punta Arenas, valoraron la medida del ministro Mario Carroza, en reabrir una causa judicial que se mantenía pendiente por 29 años.

La situación toca de cerca a la comunidad magallánica, toda vez que fue en Punta Arenas, donde se procedió a la detención del ex coronel del Ejército, Julio Castañer González, quien se mantenía radicado en la zona y que al ser aludido directamente en una declaración entregada por el ex soldado Fernando Guzmán, deberá comparecer ante la Corte de Apelaciones de Santiago.

Para Sylvia Ovando, esposa del ex preso político magallánico Daniel Ruiz (comunicador que falleció de cáncer durante en 2006), la reciente detención de Castañer González, viene a situar la necesidad de justicia y verdad que se requiere en el país. En esa línea, Ovando valoró que precisamente haya sido un ex conscripto de la época de la dictadura, quien entregó los antecedentes del conocido caso “Quemados”.

“Esta situación remece emociones y sentimientos por todo lo que ellos y sus familias han vivido y sufrido. Hoy están hablando personas que participaron en esos cruentos hechos y por lo tanto, si ellos están denunciando, entonces se vuelve más creíble la versión que siempre se sostuvo por parte de las víctimas. Sobre todo para aquellos que aún quieren negar lo que sucedió”, expresó Ovando.

Médico psiquiatra

Quien también valoró la información entregada por el ex conscripto Fernando Guzmán, fue el médico psiquiatra integrante del Programa Prais (Programa de Reparación y Atención Integral en Salud y Derechos Humanos), Juan Vukusic. “Esto ayuda a que se haga justicia, porque además  todos sabemos que hay una cantidad enorme de información que -por estos pactos de silencio- no se han entregado. Esta persona (refiriéndose a Guzmán) que -por alguna razón de conciencia- contó la verdad, podría ser un ejemplo para que otros también lo hagan. Lamentablemente todavía existe temor entre quienes participaron de los organismos represivos y efectivamente hay un pacto de silencio, que indica que hay mucha información que si estuviera, ayudaría a reparar errores”, agregó Vukusic.

Por su parte, Catalina Soto Parada -esposa del ex preso político Manuel Aguilante Barrientos- planteó que la declaración del ex conscripto Guzmán, es una señal de que hay información que requiere ser develada en otros casos y que asoman en una nebulosa. “Hay muchas cosas que todavía deben saberse y es un alivio sentir que -de a poco- se pueden ir aclarando situaciones que aún están muy escondidas, porque efectivamente hay acuerdos de silencio entre militares que no quieren hablar, frente a causas de derechos humanos. Sin embargo, esto nos va dando señales, que se va avanzando en la justicia. Lo principal es que las siete personas que fueron llamadas a declarar, sean encarceladas y juzgadas”, señaló Soto Parada.

Manuel Aguilante Barrientos -persona que se mantiene en huelga en la Casa de Derechos Humanos de Avenida Colón- optó por hacer un llamado a quienes tienen información sobre causas judiciales pendientes y que se vinculan a crímenes de lesa humanidad.

“Yo haría un llamado a los conscriptos y clases magallánicos, que sin haber tenido responsabilidades de mando, estuvieron en el estadio Nacional, participando de hechos de violación a los derechos humanos. Ellos no tienen de qué avergonzarse, porque obedecieron órdenes, y si no lo hacían, seguramente estaban destinados a ser asesinados. Incluso el equipo de Salud del Prais (Programa de Reparación y Atención Integral en Salud) está a disposición de apoyar esas declaraciones”, precisó Aguilante.

Cabe indicar que hasta ayer, diversas organizaciones de Derechos Humanos estaban formulando un llamado a movilizarse por la detención del ex uniformado Julio Castañer González, quien además estuvo integrado al equipo de docentes de la Universidad de Magallanes, hecho que ha generado repudio masivo por parte de familiares de ex presos políticos y torturados, quienes tienen la esperanza que en este caso, se obtenga un juicio justo.

A las 6,15 horas de hoy viajaba a Santiago ex coronel Castañer

En un vuelo de itinerario comercial que despegaba a las 6,15 horas de hoy jueves desde el Aeropuerto Presidente Ibáñez del Campo, viajaba en calidad de detenido a Santiago para ponerse a disposición del ministro en visita Mario Carroza, instructor del caso “Quemados”, el ex coronel de Ejército, Julio Castañer González, involucrado por un ex conscripto de la época como el autor material del asesinato de Rodrigo Rojas Denegri y de lesiones gravísimas de Carmen Gloria Quintana.

A las 8,18 horas de ayer, el ex comandante del Regimiento Dragones de Punta Arenas, descendió del furgón de la PDI que lo trasladó hasta el Primer Juzgado de Letras de Magallanes, donde compareció ante la jueza subrogante Connie Fuentealba, quien actuó en cumplimiento de un exhorto firmado por el ministro Carroza.

Alrededor del mediodía, Castañer quedó a disposición de la Policía Militar, cuyos efectivos lo trasladaron hasta la Brigada Acorazada Chorrillos, en el sector Ojo Bueno, a la espera de emprender viaje a primeras horas de hoy a la capital.

Anoche, en la edición del programa “En la mira”, de Chilevisión, Fernando Guzmán, ex soldado conscripto el año 1986, rompió un pacto de silencio y acusó directamente a Castañer como el teniente, que en esa época vestía de civil, quien habría tenido una participación directa en la muerte de Rojas De Negri y en las lesiones gravísimas de Carmen Gloria Quintana. “(Castañer) quemó a los jóvenes con un encendedor”, acusó, luego de que ambos fueron rociados con bencina.