Necrológicas
  • Henry Mansilla Santander
  • María Soledad Guzmán Oyarzún
EDITORIAL

Ciencia antártica y educación

Por La Prensa Austral Jueves 15 de Octubre del 2020

Compartir esta noticia
36
Visitas

La próxima conmemoración de los 500 años del paso de la expedición de Hernando de Magallanes por el estrecho que hoy lleva su nombre nos ofrece diversas oportunidades, comenzando por cuestionar el uso del término “descubrimiento”. Hoy, parece indiscutible que se tiene que reescribir nuestra historia incorporando a los grandes ausentes: los habitantes ancestrales.

A partir de ello, se abren nuevas preguntas y enormes desafíos, marcados por la perspectiva que tenga cada habitante de esta región. Pero, existen consensos respecto del futuro regional. Uno de ellos es el énfasis que se tiene que dar a la educación, con currículum apropiados que releven el valor patrimonial del estrecho, en cuanto vínculo íntimo naturaleza-hombre.

Otra certeza es que no se podrá concebir el progreso regional ni pensar en Magallanes 500 años después si este camino no va de la mano de la ciencia y de la vocación antártica que tiene, por excelencia, esta zona.

Ahora bien, esto último también está cruzado por la educación, como instrumento vital para potenciar aquello.

En esto, entidades como el Instituto Antártico Chileno han estado dando pasos en tal sentido, a través del desarrollo de la Feria Antártica Escolar.

La Fae es un concurso único en el mundo, transformador de vidas y  visiones de cada estudiante que participa en él. Mucho más de quienes, ganando con sus trabajos, son premiados con un viaje a la Antártica.

Idem respecto de los talleres destinados a docentes, como el recientemente realizado y en el cual participaron cerca de 800 educadores de todo el país. Inach cumple 11 años desde que comenzó estas capacitaciones. Sin lugar a dudas, este trabajo permitirá que estos conocimientos sean traspasados con sus respectivos estudiantes.

Pero esto no basta. Tenemos que ser más ambiciosos. En los planes de estudios regionales, todos los establecimientos deberían incorporar estas temáticas, de tal manera que sea uno de los propósitos formar mentes científicas y aproximar a nuestros niños y jóvenes a la ciencia antártica.