Necrológicas
  • Marcos Sepulveda Guajardo

Estudiantes de La Milagrosa intervienen espacios urbanos abandonados a través de fotomontajes

Por La Prensa Austral Jueves 5 de Noviembre del 2020

Compartir esta noticia
2,144
Visitas

Del electivo de Diseño y Arquitectura

Utilizando el concepto “Plaza de bolsillo”, presentaron sus propuestas para dar vida a la esquina de Bories con Avenida Colón y la misma arteria con Magallanes, sitios que permanecen aún con los escombros de los incendios que las afectaron

Una atractiva experiencia de aprendizaje realizaron estudiantes de tercero y cuarto medio de la Fundación Educacional La Milagrosa que cursan el electivo de Diseño y Arquitectura, a cargo de la profesora Bárbara Valdés. A través de la técnica del fotomontaje, presentaron diversas propuestas para dar vida a espacios urbanos en Punta Arenas en condición de abandono.

Para esto, aplicaron el concepto de “plaza de bolsillo” a dos sitios de la capital regional que se encuentran actualmente en desuso luego de los incendios ocurridos en el contexto de la movilización social; uno de ellos ubicado en la esquina de las calles Bories y Avenida Colón y el otro en Magallanes con la misma arteria.

Las “plazas de bolsillo” es un concepto relativamente nuevo, que ha cobrado gran popularidad en las grandes ciudades en los últimos años y consiste en la utilización de espacios urbanos, que se encuentran abandonados o a la espera de albergar una nueva construcción, como una plaza comunitaria dotada de áreas de descanso, vegetación, carros de comida y otras atracciones y servicios, normalmente respondiendo a un concepto amigable con el entorno.

La profesora explica que vio en esta actividad, la posibilidad de potenciar la creatividad de los estudiantes y -más importante aún- estimular una reflexión crítica sobre el uso que se da a los espacios urbanos y la escasa participación que tiene la ciudadanía en la planificación y construcción de la ciudad que habitamos. “Generalmente los espacios urbanos son planificados en base a criterios económicos o prácticos, pero rara vez representan realmente los intereses o la voluntad de la ciudadanía, por lo que es importante preguntarse cómo serían los espacios si tuviéramos participación en su construcción”.

Estudiantes motivados

Las y los estudiantes se mostraron particularmente motivados con esta actividad, pues los espacios intervenidos son significativos para ellos y poseen una profunda carga simbólica dado el contexto actual; por lo que este ejercicio les dio la posibilidad de resignificar los lugares que se encuentran abandonados, brindándoles una vida nueva.

“Fue un trabajo distinto. Tomamos una fotografía de una parte sin utilidad de la ciudad y lo transformamos en algo bonito a base de nuestra imaginación. Para mí fue algo muy interesante. Entendí que un espacio sin utilizar afecta a nuestro entorno y que estas propuestas, que son de bajo costo, embellecerían esa parte del centro de nuestra ciudad y la verdad no sé por qué a nadie se le había ocurrido”, opinó Valentina Urrutia, de tercero medio.

En tanto, Alison Torres, de cuarto medio expresó que “diseñar un espacio público fue una experiencia única. Es importante la participación en la planificación de espacios públicos porque es donde vivimos, convivimos y compartimos. Algunos lugares crean más recuerdos que otros, pero la sociedad moldea la ciudad, logrando crear espacios valiosos para el bienestar de todos”, recalcó.

A su vez, Carolina Gutiérrez, también de cuarto medio manifestó que “el significado de poder diseñar un espacio público es desde una mirada de empatía, con un objetivo de beneficiar a toda una comunidad con un espacio activo, moderno y adaptado a las necesidades del Chile actual. Es la ciudadanía la que diariamente utiliza los espacios públicos, por ende tienen que adecuarse a sus necesidades”.

Invitación a la reflexión

Finalmente, la docente señaló que, al margen de lo exitosa que resultó esta actividad como experiencia de aprendizaje, es importante reflexionar sobre la importancia de hacerse cargo de los espacios urbanos, entendiendo que lugares que nos rodean también condicionan nuestra vida y nuestra conducta y por eso es tan importante que nos sintamos cómodos con ellos y felices de habitarlos.