Necrológicas
  • Carlos Nancuante Tureuna
  • Carlos Nancuante Tureuna

Más de 10 mil hogares quedaron todo el día sin agua y hubo largas filas para abastecerse

Por La Prensa Austral Martes 1 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
277
Visitas

La emergencia se produjo alrededor de las 11 horas y se vieron afectados los vecinos de los sectores comprendidos entre Angamos y Tres Puentes desde Avenida Eduardo Frei hasta la Costanera.

Como si la prolongada segunda cuarentena, que ya cumplió 100 días, no fuese suficiente, gran parte de la comunidad de Punta Arenas vivió este lunes otra jornada de estrés. Más de 10 mil hogares estuvieron gran parte del día sin agua potable, producto de la rotura de una matriz en los trabajos que ejecuta el Ministerio de Obras Públicas en el sector de Fagnano con Mateo de Toro y Zambrano, población Calixto. La empresa contratista de José Cuevas Vargas, se encuentra realizando obras de conservación de la red primaria de colectores desde el 29 de mayo de 2019 en este sector, y producto de esta acción, dejó sin agua a gran parte de la ciudad, alrededor de las 11 horas.

Aguas Magallanes informó que debido a este incidente hubo baja presión y turbiedad en el suministro de agua, por lo que iniciaron inmediatamente los trabajos de reparación. Sin embargo, la magnitud de la faena hizo que recién se terminaran los trabajos hasta alrededor de las 23 horas, por lo que en el cuadrante comprendido desde Angamos hasta Tres Puentes y de Avenida Eduardo Frei a Costanera, iba a permanecer con un corte de emergencia. No obstante, durante la tarde se reportó que los trastornos también lo sufrieron familias de otras calles aledañas a las mencionadas.

Una hora después de la emergencia, el gerente regional de Aguas Magallanes, Christian Adema Galetovic, dio a conocer los puntos donde se iba a repartir agua.

Durante la tarde, los vecinos comenzaron a acercarse a estos lugares con bidones y botellas para abastecerse del vital elemento, desafiando más encima, las intensas rachas de viento. En algunos sectores, como Zenteno con El Ovejero, podían verse filas de hasta más de treinta personas, poco antes de las 18 horas. Algunos que tuvieron que salir de sus trabajos y otros que salieron pese a no contar con salvoconducto. En todo caso, la molestia era general, exigiendo que los responsables de esta situación tenga la sanción que corresponda, porque en el llamado diario que hacen las autoridades para evitar que sigan aumentando los casos de Covid-19, una de las principales medidas es el lavado frecuente de manos.

“Hay que lavar los baños, cocinar, lavar la ropa, los servicios; es complicado para nosotros, que vivimos por Angamos hacia abajo, de ahí tuvimos que venir”, señaló Daniela Soto. En tanto, Felipe González comentó que “esto ha sido una molestia para la población en general, y las empresas debieran tener más cuidado a la hora de hacer sus trabajos para evitar estos accidentes. Debería haber una multa para la empresa en cuestión. Yo soy vecino del sector y vine para tener un poco de agua en la casa, porque hay que tener cuidado con el lavado de manos”. Finalmente, en la misma fila, un joven que solamente se identificó como Diego criticó que “me parece peor de lo que dijeron en un principio. Apenas dieron a conocer que se iba a cortar el agua hasta las 11 de la noche dije que cómo íbamos a estar así y si seguía, cómo íbamos a pedir permisos, porque si ya los gastaste… me parece bien negligente que, sobre todo en estas fechas, una rotura de matriz afecte a casi toda la ciudad. Compensación no creo que haya, supongo que debiera llegarle una multa a la empresa, pero compensación a la gente, lo veo difícil”.

La entrega de agua se extendería, según Aguas Magallanes, hasta que la emergencia hubiera sido superada, a pesar de la imposición del toque de queda a las 20 horas, porque claro, una cosa es vivir en cuarentena y con ventarrones, pero otra cosa es no tener agua ni siquiera para lavarse las manos.