Necrológicas
  • Sara Rogel Ampuero
  • Iván Hernández Ulloa
  • Carolina Alejandra Saldivia Andrade
  • Carolina Alejandra Saldivia Andrade
  • José Arecheta González

Armada reabre estación para campaña antártica

Por La Prensa Austral Miércoles 2 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
167
Visitas

Ya está operativa la Capitanía de Puerto de Bahía Paraíso.

Desde la semana pasada está operativa la Capitanía de Puerto Bahía Paraíso, en las instalaciones de la antigua base Gabriel González Videla que la Armada reabre cada verano en la Península Antártica y que se constituye en la repartición naval estacional más cercana al Polo Sur, distante a unas 1.500 millas náuticas.

Para ello se destinó a nueve efectivos que cumplieron estrictos protocolos establecidos para disminuir los potenciales vectores de Covid-19, entre ellos un proceso de cuarentena operativa, aislados por 14 días, más la toma de exámenes PCR al inicio y al finalizar el confinamiento.

La Armada informó que la dotación se trasladó vía aérea en avión Hércules de la Fuerza Aérea desde Punta Arenas a la isla Rey Jorge donde embarcaron en el buque de transportes Aquiles que los trasladó a bahía Paraíso situada a casi 400 kilómetros al sur.

La Capitanía de Puerto de Bahía Paraíso opera desde diciembre de 1995, aunque cada temporada reabre entre los meses de noviembre a marzo del año siguiente.

Al arribo, la dotación se encontró con viento calma y despejado lo que facilitó materializar las actividades de apoyo en forma simultánea, como la realizada con los helicópteros del Aquiles que trasladaron tambores de combustible para suministrar las operaciones eléctricas, la entrega de 25 metros cúbicos por medio de botes de goma impulsados por personas de la infantería de marina y el traslado de víveres y materiales de construcción a través de  barcaza Skúa.

Especialistas en áreas de mecánica, electricidad, telecomunicaciones y electrónica trabajaron en equipo con el personal del Departamento de Operaciones e Ingeniería del buque Aquiles, cumpliendo con tareas de apoyo para la activación de la base.

Posteriormente el buque Aquiles navegó a isla Decepción donde se realizó un reconocimiento del área. Al interior de dicha bahía hay un enorme cráter volcánico y a través de un angosto acceso, llamado Fuelles de Neptuno, accedieron a bahía Puerto Foster donde hay riscos de hasta 500 metros de altura.