Necrológicas
  • Ema del Carmen Sánchez Ojeda
  • Jorge Eduardo Vrsalovic Díaz
  • Erna Isla Barría
  • Alejandro García Pinto
  • Marta Díaz Ravena
EDITORIAL

Flexibilización de medidas de confinamiento

Por La Prensa Austral Miércoles 2 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
278
Visitas

Magallanes nuevamente está en el centro de la preocupación sanitaria nacional, pues ha sido imposible reducir los índices de contagios de coronavirus, pese a que la capital regional, donde se concentra el 85% de la población de la zona, ha estado en cuarentena desde fines de agosto.

Tras tres meses bajo tal medida -a la que se sumaron Puerto Natales y, en un tiempo menor, Porvenir- ayer Punta Arenas volvió a ser la primera comuna con mayor número de casos activos del país.

Se puede decir que derechamente la estrategia de combate contra el Covid-19 ha fracasado, que la gente no sólo no ha respetado a cabalidad las medidas restrictivas, sino que es creciente la vulneración de ellas.

Pero, este fracaso no sólo se le puede endilgar a los habitantes de la zona, sino que tiene como responsables a las jefaturas de turno, siendo la principal falla la trazabilidad.

En este contexto, ayer hubo diferentes pronunciamientos públicos solicitando al gobierno central que considere la situación regional.

Derechamente, la CPC Magallanes pidió levantar la cuarentena, planteando cuán dañina ha sido respecto del ingreso familiar y de las empresas.

Lo mismo hicieron los alcaldes de Punta Arenas y Puerto Natales, quienes están pidiendo flexibilizar las disposiciones.

Igual postura abrazaron la senadora Carolina Goic y la diputada Sandra Amar, quienes emitieron un comunicado conjunto en el cual apelaron a que resulta insostenible el encierro de las personas y que ya es tiempo de considerar ir abriendo mayores espacios tanto para conservar la salud física y mental de los adultos mayores como para permitir que los magallánicos puedan retomar sus actividades rutinarias, que incluyen tanto las productivas como las sociales.

Realmente, parece existir un consenso en todos los actores de que se debe aplicar un cambio a la estrategia, corregir y reforzar los puntos débiles -como la trazabilidad- y, más allá de aplicar un plan concebido para Santiago, tomar en cuenta la realidad regional. Todo ello es posible sin hipotecar la salud de los magallánicos.