Necrológicas

Marcha virtual por la discapacidad: el testimonio de las familias que luchan contra la discriminación

Por La Prensa Austral Viernes 4 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
137
Visitas

Acceso a la educación y la inclusión laboral son las principales banderas de lucha.

Cada 3 de diciembre se conmemora el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, una fecha que busca generar conciencia colectiva respecto de las injusticias e inequidades que viven diariamente estas personas. En este contexto decenas de familias se tomaron las redes sociales para protagonizar la Marcha Virtual por la Discapacidad, una instancia con la que han pedido el reconocimiento constitucional, un trato como sujetos de derechos, accesibilidad universal para el ejercicio de derechos fundamentales tales como, vivienda, salud, educación, cultura y trabajo, entre otros.

Mirta Ojeda Ojeda, es la mamá de Julián González Ojeda, de 7 años, quien vive con la condición de síndrome de Down. “Me gustaría que se dieran a conocer las distintas situaciones que se viven al interior de las familias cuando uno de sus integrantes tiene discapacidad, por ejemplo, la realidad que se vive cuando se necesita mucho dinero para los tratamientos médicos. Si bien no es el caso de Julián, conocemos a familias que viven en una situación compleja. Me gustaría que tuvieran acceso a la educación, que la gente los conozca más y que tengan posibilidades de trabajar”, expuso.

Tanto ella como su familia sueñan terminar con las discriminaciones que aún persisten, que no los rechacen en las escuelas, que no los dejen en lista de espera, que no les digan que el colegio no está preparado para la atención de niños con discapacidad. “Me gustaría que tengan un apoyo integral, que les enseñen porque ellos aprenden y mucho, que la sociedad les dé valor y apoyo, que la gente no los vea como un niño enfermo”, abogó.

Otra de las familias participantes de la actividad corresponde a la de Karime Alarcón Quezada, quien subrayó que buscan visibilizar los problemas que enfrentan las familias diariamente. “Falta la inclusión que debería partir desde la edad preescolar. Mi hijo Mateo estuvo en la Escuela Padre Hurtado, que no es para niños especiales, pero sí tenía un equipo de integración, yo guardo los mejores recuerdos de ese tiempo porque los niños eran súper cariñosos y los alumnos más grandes eran preocupados por ellos. Por eso creo que la inclusión parte desde la enseñanza, donde se aborde desde el respeto que tienen que tener para todos sus compañeros”.

Su hijo Mateo Pérez Alarcón, tiene 14 años, y sufre de una parálisis cerebral mixta. Para la familia de Karime la enseñanza es muy importante. “Hay algunos niños que tienen demasiada espasticidad y por eso es que las terapias deben ser constantes”.

De la misma manera, Marité Acuña Chiu, madre de Mei Li Chiu Reyes Acuña, de 7 años, con síndrome de Down, dijo que por la pandemia tuvieron que readecuarse a las medidas sanitarias, por lo que cada una de las familias se sumó con sus carteles a la marcha virtual. Algunas de las demandas giran en torno a una mejora en la educación o la accesibilidad universal, más que nada es ir derribando barreras.

A futuro espera que se deje de hablar de discapacidad, sino de las capacidades de las personas, donde además exista accesibilidad universal. Frente a ello, opina que la ciudad debe ser más amigable, para facilitar la inclusión no sólo para las personas con discapacidad, sino que también de la tercera edad.