Necrológicas
  • Héctor Mansilla Barrientos (Tito)
  • Oscar Bahamóndez González
EDITORIAL

Covid-19: Confianza, certidumbre y criterio

Por La Prensa Austral Domingo 13 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
68
Visitas

Enfrentar una pandemia no es fácil. No hay ningún gobernante en el mundo realmente preparado para aquello, si bien en situaciones extremas surgen los verdaderos liderazgos y las virtudes que marcan la diferencia.

Ni en Chile ni en Magallanes, en particular, se ha desplegado ante nuestros ojos aquello.

Para guiar a un pueblo en circunstancias tan difíciles como la crisis sanitaria que enfrentamos se requiere la confianza de la gente en sus gobernantes, marcada ésta por la transparencia en la información y por la certeza de la misma.

Claro es que la entrega de información parcial, el ocultamiento de datos relevantes y vaivenes constantes en las medidas adoptadas minan la confianza ciudadana en las jefaturas cuyas instrucciones y resoluciones deben seguir.

La incerteza provoca angustia y no permite tomar decisiones.

A nivel nacional, todo lo descrito anteriormente ha sido la tónica del manejo de la pandemia por parte de este gobierno.

La región, en tanto, ha adolecido de liderazgos. Las jefaturas de turno sólo se han limitado a ser meros buzones de las medidas que se toman en Santiago, replicándolas acá sin mayores adaptaciones y sin aplicar criterio.

Nuevamente, ser criterioso en una situación de riesgo e incertidumbre no es fácil, pero está a la vista que la cuarentena, por ejemplo, no está siendo cumplida en la forma concebida. Sólo basta buscar un estacionamiento en el sector céntrico de Punta Arenas cualquier día de semana para preguntarse por qué no hay puestos si buena parte de los funcionarios públicos y trabajadores de las empresas está en teletrabajo o cumpliendo sólo jornadas parciales, si los estudiantes no concurren a los colegios, si los adultos mayores por ser un grupo de riesgo deben permanecer en casa, si el comercio no esencial no debe funcionar, si…, ¡en fin!

Las jefaturas gubernamentales y sanitarias no pueden perder de vista los conceptos de pérdida oportunidad o frustración.