Necrológicas
  • José Elgueta Barrientos
  • Bernarda Vargas Vargas

La energía en Magallanes y la falta de un sistema interconectado

Por Emilio Boccazzi Campos Lunes 21 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
138
Visitas

La Región de Magallanes ha sido históricamente, una región productora de energía. Así lo comprueba la presencia que ya alcanzará en pocos días más (el 29 de diciembre) los 75 años, desde la creación de la Empresa Nacional del Petróleo.

En momentos de la década del 70, Magallanes se acercó a la producción de casi el 50 por ciento del combustible derivado del petróleo que requería Chile para su funcionamiento, cuando operó a toda máquina el proyecto Costa Afuera junto con la explotación tradicional en Continente y en la Isla de Tierra del Fuego (hoy Chile produce el 2% de su necesidad).

Luego, a fines de la década del 80, se estableció en Magallanes, la producción de metanol, a través de Cape Horn Methanol, de capitales canadienses, hoy Methanex Chile, aún de capitales extranjeros. En el año 1988 contó, incluso, con el corte de cinta del dictador Augusto Pinochet. Dicha planta, bien pudo y debió haber sido operada desde nuestra Empresa Nacional del Petróleo (la productora del gas). Rara cosa en un militar que podría haber impuesto un criterio geopolítico.

Repitamos algo que se nos olvida y, que es el profundo secretismo y poca transparencia que ha operado por siempre (en Dictadura y en Democracia) de los valores con que la Enap ha debido “entregar” el gas natural para la producción y enriquecimiento de la transnacional Methanex.

Lo concreto, es que los miles de millones de toneladas métricas que ha producido esta(s) planta(s), la cual utiliza como materia prima el gas natural que “aún nos queda”, podría haber producido recursos a nuestra economía nacional y podría abastecerse gran parte de la necesidad de gas natural, de una buena parte de las ciudades del sur de Chile, con lo que se estaría además contribuyendo, a disminuir la depredación de bosques y reduciendo notablemente la contaminación atmosférica de ciudades como Temuco, Valdivia , Osorno o la vecina Región de Aysén, una de las más contaminadas del mundo en época de invierno.

Por otro lado, la “detenida” producción de carbón en Magallanes, en aras del cuidado del Planeta, (como si en el resto del mundo, países como China, Estados Unidos o la misma Alemania hasta hace muy poco, no utilizaran el carbón como fuente de producción de energía). Por mientras y de aquí al 2040 Chile seguirá comprando carbón a países extranjeros para operar sus plantas termoeléctricas.

Magallanes con innúmeras presencias y evidencias de energía en el presente y el pasado reciente, y hoy, con la posibilidad de ser importante actor en la producción de hidrógeno verde.

En contrapartida, Magallanes, aún no posee un sistema interconectado regional, que permita “conectar” a su extensa geografía y su dispersa población. Aún en Magallanes, a 100 kilómetros de Punta Arenas tenemos comunas como Laguna Blanca, que utilizan la vieja tecnología de los generadores a petróleo o gas, para la satisfacción puntual del poblado, con las variaciones y las conexiones por algunas horas en algunos casos.

Localidades como Cerro Castillo, Villa Renoval, el sector del Fuerte Bulnes y San Juan, Cerro Guido, y todas las estancias y pequeños predios en esta gran vastedad, todavía viven sin la vital conexión eléctrica. Lo hemos escrito en otras anteriores columnas, de la necesidad de dotar a la región en su parte continental, es decir desde San Juan por el sur hasta Cerro Guido por el norte de una línea eléctrica, que permita llevar energía a dichos sectores y por otro lado permita, a estos sectores “inyectar” energías propias que podrían producir en la vasta estepa, en una verdadera carretera eléctrica y energética.

Maravillosa oportunidad se abre con la producción de los e-combustibles, a través del hidrógeno verde, pero sólo pido bajar esta mirada también al aspecto micro y hacer más atractivo el poblamiento de nuestra extensa llanura, que requiere mayor presencia humana y puede ser un interesante productor más allá de sus necesidades, re-inyectando a esta “súper carretera eléctrica” sus excedentes.

Ya en 2015 y 2016, extendimos desde nuestra gestión municipal de la época, el sistema eléctrico desde el kilómetro 9,5 Sur hasta el sector de Agua Fresca (kilómetro 37,5 Sur), permitiendo que cientos de predios, primeras viviendas, segundas viviendas y sectores agrícolas o ganaderos se conectasen a la modernidad que sólo es, poder prender y apagar la luz.