Necrológicas
  • Ramón Lincomán Manel

Marcos Lausic, uno de los más grandes de la Patagonia

Por La Prensa Austral Lunes 21 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
1,348
Visitas

En mayo de 1985 Porvenir, a través de su municipalidad, le realizó un homenaje a Marcos Lausic Baleta, quien le dio grandes satisfacciones cuando lo representó en importantes competencias del automovilismo deportivo.

“Marquitos” venció en las cuatro competencias más importantes que se realizaban en la década del ’60, retirándose promediando los ’70, aunque posteriormente siguió algunos años más como acompañante de pilotos como una forma de entregar su experiencia a quienes comenzaban en este deporte y ocasionalmente como piloto en pruebas puntuales.

Un homenaje sin dudas justiciero que se podría graficar en un artículo que publicó nuestro diario y que extractó de la revista Goles de Buenos Aires en su edición de septiembre de 1967 y redactado por el periodista argentino Héctor Rodolfo Peña.

“El matrimonio Lausic – Baleta tuvo cuatro hijos: tres mujeres y un varón. Nació Marcos Lausic (h) en Punta Arenas el 27 de septiembre de 1938”.

IDOLO DEPORTIVO

“Nadie hacía presumir que el hijo de aquel duro y esforzado luchador del campo de Tierra del Fuego chilena iba, con el correr del tiempo, a convertirse en verdadero ídolo deportivo del extremo sur”.

“Pero, y aquí está lo más importante, lo que habla elocuentemente de la personalidad cálida y humana del popular ‘Marquitos’ –también tiene numerosísimos simpatizantes en el sur de nuestro país (Argentina)”.

“Con Marcos se da un caso raro. Y es que, aparte del aspecto deportivo ha entrado en pocos años y con escasas diez competencias corridas, en el afecto popular”.

“Desde hace años este piloto chileno reside en Porvenir, cabecera de Tierra del Fuego chilena. Allí comenzó a trabajar duro, empezando con un camión”.

TRANSPORTISTA

“Hoy (1967), su flota de cinco camiones jaula (fue el primero en emplear este medio en la isla), habla sin necesidad de mayores comentarios, acerca de su disposición y de su constancia”.

“Los fierro siempre fueron su pasión. Debutó como acompañante de Humberto Camelio en Punta Arenas y comenzó bien: primer lugar a bordo de un (Ford) Taunus. Corría 1963”.

“Posteriormente le bajaron otra bandera a cuadros y hoy es muy feliz con el premio: Viviana, de 3 años y Marcos Armando, de sólo 8 meses”.

“Priscilla Iglesias se convirtió en la señora de Lausic, en el copiloto ideal para la larga carrera de la vida. Lo acompaña cuando puede a las competencias”.

“’Me gustan las carreras, nos dijo hace unos días aquí en Buenos Aires, pero cuando Marcos corre me pongo nerviosa’…Ella sabía y sabe que es imposible disuadir a Marcos, y sonríe”.

TAMBIEN CICLISTA

“Antes de volcarse a las cuatro ruedas corrió en competencias ciclísticas en Punta Arenas y Porvenir, y allí también supo ser ganador”.

“La oportunidad grande le llegó en 1964, luego de haber realizado lo que él calificó de muy mal negocio, cambió un semitrailer por un Ford Ranchero 1957. Debutó en su pueblo (representó siempre a Porvenir) y ganó”.

“En Río Grande corrió dos veces, ganando una memorable carrera en 1966. En Punta Arenas, este año (1967) corrió y ganó. También Río Gallegos, una ciudad donde el afecto del pueblo lo ha hecho local, supo de su pericia y de su derroche de arrojo; un tercer puesto, un segundo y la consagración en marzo de 1967; ganador cabal, habiendo largado último”.

“‘Marquitos’ Lausic es el único piloto de cuantos incursionan en el lejano sur que ganó en los cuatro escenarios tradicionales: Río Gallegos y Río Grande, por Argentina, y Punta Arenas y Porvenir por Chile”.

“Esperamos que no esté lejano el día en que esos cuatro circuitos y, eventualmente Ushuaia, configuren las competencias del campeonato sureño argentino – chileno de automovilismo…”.

HUMILDAD

“Y Marcos Lausic, mencionando su cuádruple triunfo sonríe y dice: “tuve mucha suerte, especialmente este año, en que nos repartimos los triunfos con Romerito…”.

“Quienes lo conocen bien sabemos de lo auténtico de su humildad, y la afición tuerca del sur argentino y de Chile reconocen en ‘Marquitos’ no sólo a un cabal campeón, sino a un muchacho del pueblo, sencillo en todas sus manifestaciones, y gran amigo. De allí ese gran calor que siempre lo rodea, antes o después de las carreras. Gane o pierda”.

“‘Voy a todas las que puedo y aunque lógicamente siempre se busca el triunfo, lo que más me interesa es estar en la carrera’, le señalaba Marcos al periodista argentino.

“Y es cierto, porque su Ranchero ’57, equipado últimamente con motor Edsel de 250 HP que le adquiriera a Bartolomé Ortiz, no está en muchas carreras, para superar a coches mucho más poderosos”.

“Pero ‘Marquitos’ va y lucha. Tiene su ‘fierro’, su coraje, su muñeca y su entusiasmo. Así, llegan las victorias. ‘Si se hacen las 500 Millas del Estrecho, claro que estoy!’, responde sonriendo siempre. Y acaricia la posibilidad de tripular un Mustang…”.

RECONOCIDO
POR TODOS

“El piloto chileno tiene palabras de reconocimiento para el gobernador, Carlos Serka, presidente del Club de Volantes de Porvenir y gran entusiasta de este deporte, que día a día tiene más adeptos en el sur, pero no olvida a quienes le acompañaron Osvaldo Astorga, Juan Milovic y últimamente el también popular “Ruso” Eugenio Jacksic”.

“Oye tú… saltaron las lágrimas en la entrega de premios de la última carrera en Gallegos… Ni que fuera un corredor local. ¡Cómo me trató la gente…!”.

Pero ‘Marquitos’ Lausic no sabe una cosa, por su hombría de bien y por su contagiosa simpatía, es local donde quiera que corra en su país o en el sur argentino”.

Un gran reportaje y recuerdo para uno de los grandes del automovilismo en la Patagonia, quien supo de victorias sobre otros de su talla como Raúl “Papín” Jaras y “Don” Bartolomé Ortiz.

Tampoco destiñó ante la maestría conductiva de Boris Garafulic, José Muñiz, Carlos Romero “Romerito”, Riestra, Castillo, el doctor Raúl Chifflé, Esteban Guic, Goico Maslov, Ivo Milovic, Mario Vitelle, Humberto “Betoto” Vera o Esteban Capkovic, sin dejar de lado a Humberto Camelio y a Godfrey Finlayson, quien con su “Paloma Blanca”, supo también destronar a los mejores de esos tiempos.