Necrológicas
  • Sergio Artemio Guelet Guelet
  • Ricardo Patricio Díaz Poyda
  • Edmundo Santana Mayorga

Cerca de mil vecinos de Pampa Redonda deberán esperar por transporte público

Por La Prensa Austral Jueves 24 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
439
Visitas

Fiscalización terminó con seguidilla de multas, abandono por parte del operador y caducidad del contrato.

Son alrededor de mil los vecinos del sector de Pampa Redonda que desde el pasado viernes se encuentran sin transporte público, luego de surgido un conflicto entre el concesionario del servicio y la seremi de Transportes.

La seguidilla de multas cursadas por los fiscalizadores de la secretaría terminaron no sólo por agotar la paciencia y golpear el bolsillo del microempresario, José Márquez Alvarez, también por llevar a la autoridad del ramo a caducar el contrato que había comenzado en marzo pasado y que tendría una extensión de 3 años.

Sin poder llegar a una instancia de diálogo que permitiera un acuerdo fueron, finalmente los vecinos, quienes se están viendo afectados justo en una fecha en que ellos mismos califican de sensible no sólo por las fiestas de fin de año, sino porque justo coincide con el término de la cuarentena, sobre todo con lo que significa el término de confinamiento para los no pocos pobladores del sector que son adultos mayores.

Para Márquez lo ocurrido es lamentable tanto para los vecinos como para él, “porque yo me siento parte del sector, considerando que entre periodo y periodo llevo 21 años prestándoles servicios. Partí prácticamente cuando no había camino, pero al menos te dejaban trabajar. Hoy esto es una persecución y una discriminación hacia mi persona, con 6 ó 7 partes cursados que me significan pagar $4 millones. así no se puede trabajar”.

Señala que los problemas comenzaron en julio pasado con la escarcha que hacía poco aconsejable cubrir un tramo de tres cuadras. “Opté por no hacerlo porque era peligroso para mis pasajeros y para mí. No estaba dispuesto a poner en riesgo la vida de nadie. Pero una dirigenta vecinal reclamó, me sacaron tres partes seguidos y de ahí ya no paró más”.

Lo peor, expone el emprendedor (quien es su propio chofer) es que no hubo posibilidad de entendimiento con la autoridad. “No voy a apelar, porque no puedo seguir trabajando para puro pagar los partes y con el riesgo de romper la máquina”, enfatizó.

Los vecinos

María Gallardo es la presidenta de la junta vecinal “30 de Junio” Pampa Redonda. La dirigenta dijo haberse reunido el pasado martes con el seremi de Transportes, Marco Mella, en la búsqueda de una solución.

Al respecto, señaló que “lamentablemente no fue un encuentro positivo ni agradable. Se nos dijo que los antecedentes que manejan justifica la caducación del contrato, lo que se avisó el lunes, y que mientras no pasen los cinco días de plazo que el transportista tiene para apelar no habrá ninguna solución”.

Añadió que “estamos muy molestos con la actitud del señor Mella, por el trato hacia nosotros como dirigentes y por la situación en que quedan nuestros vecinos. Vía correo le solicitamos al alcalde Claudio Radonich que nos apoye y también vamos a recurrir a otras instancias para dar a conocer esta situación”.

Terminal Loreto

Ayer, durante la mañana, José Márquez llegó hasta el terminal Mina Loreto. En el lugar dialogó con varios vecinos que se mostraron sorprendidos por la suspensión del servicio.

Uno de ellos era el también microempresario del transporte, Raúl Pailalef. “Esta situación me recuerda mi experiencia, cuando tuve las licitaciones del transporte al Andino y, posteriormente al Loteo Varillas (hasta el año pasado). Tuve diversos problemas con las fiscalizaciones, multas que tuvieron que ver con cambio de máquina porque, entendiendo que estos son fierros, la que utilizaba para el servicio debía se arreglada o mantenida. Cosas así, que se podían haber subsanado a través del diálogo o con el criterio. Pero eso no fue así. Entonces psociológicamente afecta. Por eso entiendo al colega”.

Agregó que el no conversar ni buscar consensos “por la tozudez, termina con traba tras traba, sin pensar en que los únicos afectados terminan siendo los usuarios que requieren del transporte”.