Necrológicas
  • Joaquín Chávez

Familia enfrenta por segunda vez choque de vehículo contra su casa

Por La Prensa Austral Lunes 28 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
1,301
Visitas

Vecinos del sector reclaman que es frecuente que día y noche transiten automóviles a alta velocidad. Piden más control de Carabineros.

Sentimos un fuerte ruido como si fuera una explosión. Ya estábamos en el dormitorio y pensamos que era un choque, pero al venir al living nos encontramos con la camioneta volcada afuera y que había impactado contra la pared”, relató la vecina Rita Ruiño, quien junto a Fidel Vargas enfrentaron que por segunda vez un vehículo a alta velocidad choque contra el frontis de su casa en Avenida José Martínez de Aldunate 2220, vereda poniente, entre calles Ramón Freire y Francisco Antonio Pinto.

El accidente ocurrió pasadas las 1,30 horas de este domingo en momentos que caía una persistente lluvia. De norte a sur transitaba una camioneta Mitsubishi de color blanco conducida por un adulto y acompañado de un menor de 17 años.

El subcomisario de los Servicios de la Primera Comisaría de Carabineros, Fernando Quiñiñir, dijo que el conductor manejaba en estado de ebriedad y habría perdido el control del vehículo al llegar a calle Martínez de Aldunate con Ramón Freire.

Dijo que los propietarios de la vivienda avaluaron preliminarmente los daños en unos $2 millones y que los ocupantes de la camioneta resultaron con lesiones de carácter leve.

Para la dueña de la casa, Rita Ruiño, dijo que minutos antes estaban mirando televisión en el living y que justo cuando ocurrió el choque se habían ido al dormitorio para acostarse.

“Sentí como si fuera una explosión y se llegó a remecer la casa producto del impacto de la camioneta”, afirmó la dueña de casa.

Manfredo Chiguay, familiar, declaró que él vive a la vuelta de la casa afectada y que una vez más la imprudencia de conductores que transitan a alta velocidad y lo hacen bajo los efectos del alcohol provocan accidentes como estos y que agradece que no alcanzó a sus familiares.

Señaló que lo ideal sería que la municipalidad instalara una barrera de fierro en el borde de la vereda y frente a la casa porque es la segunda vez que ocurre un accidente similar.

Rita Ruiño recordó que la primera vez llegaron hasta romperse las cañerías de agua y que en ese entonces el dueño del vehículo pagó toda la reparación.

Los vecinos del sector demandaron la necesidad que haya más control de los carabineros en el sector porque a toda hora transitan vehículos con roncadores a alta velocidad y justo en el tramo donde está la casa hay una leve curva en la calzada que va de norte a sur.

Segundo accidente

Minutos después, cerca de las 2 de la madrugada, ocurrió otro accidente en el sector sur, en calle Santa Juana frente a la vivienda signada con el Nº0166, donde un conductor que manejaba un Chevrolet Spark perdió el control del vehículo impactando a otros dos vehículos estacionados en la vereda: un Hyundai Avante y un Datsun Bluebird.

Magdalena Trujillo dijo que estaban al interior de la casa cuando sintieron un fuerte estampido y al salir al exterior se percataron que el vehículo había chocado contra los dos vehículos. El Hyundai es de su hermano, aunque su padre Pedro Trujillo lo había reparado hace poco y también resultó dañado el station wagon Datsun que su padre adquirió hace poco con dineros del 10% que retiró de la AFP.

Pedro Trujillo, hijo, señaló que es habitual que muchos conductores transiten por calle Santa Juana a alta velocidad, incluso en hora de toque de queda y que lo ideal sería que se colocaran un par de lomos de toro. Además, llamó a los conductores a tomar precauciones porque por esa arteria siempre juegan muchos niños.

El capitán Fernando Quiñiñir dijo que en este segundo accidente el conductor adulto también conducía bajo los efectos del alcohol y que quedó a disposición de la Fiscalía al igual que el responsable del choque de Avenida Martínez de Aldunate.

Frente a los pedidos de los vecinos por mayor fiscalización de tránsito, sostuvo que atendido los requerimientos de los pobladores siempre se realizan patrullajes y controles, lográndose detener a conductores que lo hacen en estado de ebriedad. “Por muchos controles que hagamos si existe la predisposición de algunos a manejar en estado de ebriedad no miden las consecuencias. El llamado es a evitar este tipo de comportamiento, que la gente no conduzca si va a beber y si lo hace que entregue las llaves a quien no ha bebido”, expresó el subcomisario de los Servicios de la Primera Comisaría de Carabineros.