Necrológicas
  • Manuel Ruiz Jorquera
  • María Ismenia Avendaño
EDITORIAL

Plan para vacaciones

Por La Prensa Austral Jueves 31 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
91
Visitas

Con mucho beneplácito fue recibido por la población y las empresas ligadas al turismo el anuncio realizado ayer por el ministro de Salud, Enrique Paris, respecto de flexibilizar medidas y permitir que las personas que viven en zonas en Fase 2, como Punta Arenas, puedan planificar vacaciones y realizar viajes interregionales con un único destino entre el 4 de enero y el 31 de marzo próximos.

La medida considera el aspecto de salud mental involucrado tras un año que ha sido muy difícil a raíz de la pandemia y el largo confinamiento social que debió sufrir buena parte de los habitantes de nuestro país.

También tomó en cuenta la petición del sector turístico respecto de permitir que se reactive la actividad, asegurando, eso sí, que cualquier medida que se hubiera adoptado considerara un tiempo definido y no estuviera sujeta a la incerteza.

Al justificar su anuncio, el ministro París argumentó que no se le puede negar a la gente la posibilidad de viajar y que, por eso, se permitirá que todos los habitantes de comunas en Fase 2 puedan solicitar un único permiso para vacacionar durante los tres meses señalados.

Se trata -como dijo el titular de Salud- de una medida que entrega certeza en un contexto de alta incertidumbre, pues permite a las personas planificar un tiempo de descanso familiar durante los meses de verano y prepararse así para enfrentar otro año laboral, el cual -más allá de la existencia de vacunas contra el Covid-19- todavía no se librará de este mal y todas sus consecuencias adversas.

Las agrupaciones gremiales celebraron el anuncio como una noticia positiva, pues permitirá, al menos, que haya turismo interno, y que la industria se reactive y pueda funcionar durante la etapa del año más importante para el sector.

Esta medida demandará, sin embargo, que tanto la gente como las empresas y servicios turísticos actúen con máxima responsabilidad, pues requiere que las personas apliquen el autocuidado y respeten las normas sanitarias. La industria, en tanto, debe aportar con protocolos de alto estándar que garanticen una experiencia turística segura a lo largo del país.