Necrológicas
  • María Nora Díaz Mellado
  • Francisco González Uribe
  • Juan Héctor González Mancilla
  • Orlando Oyarzún C.
  • Laura Bórquez Bórquez
EDITORIAL

Covid y Antártica: un reconocimiento gubernamental tardío

Por La Prensa Austral Miércoles 6 de Enero del 2021

Compartir esta noticia
108
Visitas

Ante la comisión de Salud del Senado debieron concurrir ayer los ministros de Relaciones Exteriores y de Defensa, Andrés Allamand y Baldo Prokurica, luego de que fueran citados a raíz del lamentable episodio que significó la detección de personas con coronavirus en dependencias militares chilenas en la Antártica y buques encargados de la logística.

En lo medular, el informe ministerial buscó poner el acento en la decisión de trasladar de inmediato a las personas infectadas y las que habían estado en contacto estrecho, tanto como que todas las medidas adoptadas permiten asegurar que a la fecha no existe personal nacional que presente síntomas de Covid en el territorio chileno antártico.

La información oficial esclarece que hubo 36 personas que dieron positivo al interior de la Basse O`Higgins del Ejército (26 militares y 10 civiles) y, derivados de estos primeros episodios, el 3 de enero de este año se reportaron 59 casos en la Antártica, que corresponden a la gente antes señalada. Todos fueron evacuados de la península Antártica durante diciembre pasado.

La Armada informó el lunes que en el buque Sargento Aldea –que operó entre el 30 de noviembre y el 7 de diciembre del año pasado en la zona- existen 103 casos positivos entre sus 208 tripulantes.

Actualmente, hay 154 chilenos realizando diversas funciones en la isla Rey Jorge, donde están emplazadas las bases Frei de la Fach y Profesor Escudero del Inach y la gobernación Marítima Antártica. Ninguna reporta la enfermedad ni síntomas asociados a ella.

La explicación dada por los ministros para justificar lo ocurrido es sencilla: en algún momento se quebró el protocolo definido y consensuado durante el primer semestre del año pasado.

Esta respuesta resulta una reverenda perogrullada. A casi tres semanas de que La Prensa Austral comenzara a dar luces sobre la emergencia ocurrida en el territorio antártico, hubiéramos esperado un informe ministerial más contundente, que incluyera la identificación de responsabilidades y que no se siguiera escudando en que está en curso una investigación.