Necrológicas
  • Lissette E. Bosshrd Peña
  • Jorge Díaz

Conmoción en Italia: empresaria fue asesinada por la mafia y dada como alimento de cerdos

Por La Prensa Austral Martes 12 de Enero del 2021

Compartir esta noticia
1,472
Visitas

Un horrible final está teniendo la investigación por la desaparición de una empresaria italiana llamada Maria Chindamo, quien desapareció en 2016 y cuyo paradero se desconocía hasta ahora. En los últimos días, se descubrió que fue víctima de la mafia italiana.

De acuerdo al diario Corriere della Sera, las indagatorias llevadas a cabo por la policía llevaron a que un hombre relacionado con la mafia de los Basilischi diera cuenta de lo que pasó con ella hace cuatro años. Su nombre es Antonio Cossidente.

La mujer había sido vista por última vez el 6 de mayo de 2016. En ese entonces la primera investigación permitió hallar su auto en una carretera. En su interior había restos de sangre y mechones de su cabello.

En ese tiempo, la hipótesis que se manejó indicaba que se había tratado de un asesinato propio de un ajuste de cuentas, el cual habría sido perpetrado por familiares de su exesposo, quien se había suicidado luego del divorcio.

No obstante, esta situación cambió a comienzos de 2021, luego que Cossidente entregara un testimonio voluntario a la policía, revelando crudos antecedentes sobre la muerte de la empresaria, que tenía tres hijos.

En este sentido, el sujeto sostuvo que el asesinato fue planeado por un narcotraficante llamado Salvatore Ascano y llevado a cabo por una de sus bandas.

Ascano vivía frente a la parcela de Chindamo en la localidad de Laureana di Borrello, aunque en la declaración se precisa que ambos no tenían una relación cercana.

De acuerdo al testimonio, el narcotraficante llevó a cabo este asesinato luego que la mujer se negara a venderle los terrenos de su propiedad durante ese año, pese a que le había ofrecido una cantidad “superior a la tasación normal”.

Según Antonio Cossidente, en mayo de 2016 la empresaria fue sacada de su propiedad y subida hasta un furgón, luego la trasladaron hasta una casa colonial en la provincia de Reggio Calabria, donde la asesinaron.

Tras eso, asegura, su cuerpo fue triturado por una trilladora y, posteriormente, sus restos fueron entregados como alimento a los cerdos, los cuales habían estado en ayuna por tres días.

Con estos nuevos antecedentes la policía emitió una nueva orden de captura para Salvatore Ascano, quien actualmente se encuentra prófugo.