Necrológicas
  • Miguel Angel (Cacho) Leonori Gamella
  • Abel Díaz Morales
  • Harold Hjelmer Krusell Johansen
  • Elvia Nelly Briones Muñoz
EDITORIAL

Vacunación y medidas de seguridad

Por La Prensa Austral Miércoles 3 de Febrero del 2021

Compartir esta noticia
75
Visitas

Hoy comienza un nuevo proceso de inoculación masiva contra el coronavirus en Magallanes, que se enmarca en el Plan Nacional de Vacunación que tiene como grupo prioritario a las personas mayores 71 años.

De los casi 2 millones de dosis recibidas en el país la semana pasada, a la región llegaron 18 mil, las cuales serán administradas en las comunas según el calendario difundido previamente.

Se ha reconocido que, más allá de las críticas a la estrategia seguida por el gobierno para combatir el avance de la enfermedad en el país, el Ejecutivo ha estado haciendo un esfuerzo importante por asegurar el suministro de estas vacunas para alcanzar con ellas a una buena parte de la población, sobre todo aquellos grupos más expuestos y de mayor riesgo.

Según las proyecciones estadísticas del Ine, la población mayor de 71 años asciende a poco más de 13 mil personas en Magallanes, concentrándose buena parte en Punta Arenas, con casi 11 mil habitantes. De este grupo, casi el 8% tiene 90 años y más y será el que hoy día tendrá prioridad en este proceso de inoculación.

Para que este proceso tenga éxito, se requiere una colaboración activa de la gente. La población debe responder al esfuerzo que está realizando el país al comprar y distribuir estas inyecciones, acudiendo hoy y los días siguientes a vacunarse y respetando el calendario diseñado para tal efecto.

En todo el mundo hay corrientes que desaconsejan vacunarse y, posiblemente, en la región también haya personas que tengan recelo o que, por íntima convicción, desechan ser inoculadas. Esto demandará de los encargados del proceso un seguimiento efectivo de la demanda.

Paralelamente, nadie –ni siquiera los que reciban estas dosis- deben dejar de respetar todas las medidas preventivas que rigen. Lo peor que puede suceder es que el proceso de vacunación aliente una falsa sensación de inmunidad, llevando al incumplimiento de las exigencias sanitarias.