Necrológicas

Gobernación marítima mantiene plan de fiscalización a 47 centros de cultivos operativos

Por La Prensa Austral Miércoles 17 de Marzo del 2021

Compartir esta noticia
302
Visitas

La ocurrencia del incendio en una sala de un pontón del centro de cultivo de la empresa Australis en el estero Córdova, en el estrecho de Magallanes y a 288 kilómetros al sur de Punta Arenas, la semana pasada, puso a prueba el plan de emergencia que activó la empresa con la oportuna evacuación de sus 12 operarios que fueron trasladados al segundo pontón que la salmonera mantiene en las proximidades.

Sin embargo, el desarrollo de la industria acuícola en la Región de Magallanes obliga a que la Armada mantenga hoy un plan de fiscalización regular en 47 centros de cultivo que están operativos para unas seis empresas salmoneras instaladas en la región.

El gobernador marítimo de Magallanes, capitán de navío Horacio San Martín Reese, describe que en la región existen actualmente 47 centros de cultivos operativos (con peces), en los cuales la autoridad marítima mantiene una planificación de fiscalización con unidades marítimas y aeronavales durante el año.

Explica que en las revisiones a los centros de cultivo y artefactos navales se fiscaliza aspectos generales y particulares señalados en la legislación vigente y convenios internacionales, como por ejemplo ver los planes de contingencia ante riesgos de incendio, derrame de hidrocarburos, inundación, entre otros; monitorear extintores vigentes según plano de seguridad, alarmas de inundación y circuito de achique, alarma de incendios, chalecos salvavidas aprobados, bengalas de mano, depósitos de combustible.

Consultado cómo evalúan las normas de seguridad en estos centros, tras el siniestro ocurrido la semana pasada en el estero Córdova, el gobernador marítimo San Martín dice que “todo artefacto naval debe poseer un certificado de seguridad para su operación, el que es renovado con la periodicidad correspondiente a través de inspecciones efectuadas por inspectores dependiente de la autoridad marítima”.

En cuanto a si existen brigadas contra incendios en los centros de cultivo, precisa que todas las empresas del sector acuícola cuentan con prevencionistas de riesgos, quienes a través del jefe de centro de cultivos, mantienen a sus dotaciones capacitadas y entrenadas de acuerdo al plan de combate contra incendios que tienen definido.

Además, el gobernador marítimo Horacio San Martín, recuerda que los planes de seguridad en estos centros son como los aplicados en los barcos. “Son similares, debido a que el rol de la autoridad marítima es velar por la seguridad de la vida humana en el mar y la preservación del medio ambiente acuático, independiente si las labores se realizan desde un buque o artefacto naval”.

Y luego agrega que en los artefactos navales, al igual que en los barcos, se hacen exigencias para controlar de manera segura situaciones tales como incendio, abandono y hombre al agua y, para cada una de ellas existen exigencias de materiales, equipo y entrenamiento del personal que habita a bordo. Además, existen otros planes que son aprobados y controlados por el Servicio Nacional de Pesca, que dicen se relacionan con la actividad acuícola.

Igualmente a los artefactos navales la Armada les exige y controla un plan ante derrames de hidrocarburos, como así también la existencia de un almacén especial que cuente con elementos que permitan tomar las primeras acciones ante un posible derrame de hidrocarburos.

Consultado si hay aumento o no de infracciones, responde que en el transcurso de los últimos 5 años, se ha notado una disminución en la cantidad de falencias y que lo relaciona con la implementación de un plan de fiscalización por parte de la autoridad marítima, la coordinación con otros organismos fiscalizadores (Servicio Nacional de Pesca e Inspección del Trabajo). “Si bien en los últimos 5 años, durante las fiscalizaciones se encuentran observaciones, se aprecia una tendencia a disminuir las falencias y accidentes”, sostiene San Martín.

Entre las faltas más recurrentes están certificados de licencia de estación de barco vencido, manejo de residuos, limpieza de servicios higiénicos, iluminación deficiente, botiquín incompleto y fallas en almacenamiento de elementos de protección personal.