Necrológicas
  • Héctor Mansilla Barrientos (Tito)
  • Oscar Bahamóndez González

Tras la furia del viento ayer las familias sufrieron con las goteras por la lluvia

Por La Prensa Austral Martes 30 de Marzo del 2021

Compartir esta noticia
546
Visitas

El clima dio muestras de su fuerza en las últimas 48 horas, primero con el huracán de viento de la madrugada del domingo, y ayer, con una persistente lluvia. Y quienes más lo han sufrido son los vecinos del edificio F del condominio Brisas del Sur. Primero, vieron con estupor cómo el viento desprendía parte de la techumbre, que amenazó con romper los ventanales. Tras una jornada de domingo en que se evaluaron los daños, justo ayer la lluvia causó estragos en quienes estaban en el quinto piso.

“Ayer (domingo) cuando vinieron a sacar las latas del techo, primero nos dijeron que iban a cambiar las ventanas, el techo, y ahora nos dicen que el tema de las ventanas era problema de nosotros y que el agua entraba por el temporal. Llevamos dos noches sin dormir a causa del temporal, quién se responsabiliza ahora del piso flotante de mi vecino. Ayer (domingo) cuando vinieron todas las autoridades estuvieron a punto de hacer un edificio nuevo, lo prometieron todo, pero en la tarde, cuando ya no había nadie, nos dijeron que las ventanas no. Hay vecinos que tuvieron que cortar la luz, por peligro de cortocircuito”, expuso Cecilia López.

Al no tener el techo, dos departamentos comenzaron a registrar goteras en todos lados, causando la lógica preocupación de los residentes. En el departamento 501, Valeria Pacheco, que vive con otras tres personas, entre ellas un pequeño de 7 años con autismo, lamentó que “yo elegí este departamento por esa razón, por el silencio, por los problemas sensoriales que tiene mi hijo, que no tolera los ruidos, entonces, cuando empiecen a arreglar, será terrible para él”. El caso de esta familia se acentúa porque justamente llegaron el domingo, provenientes de Puerto Montt y están obligados a permanecer en el departamento, cumpliendo con su cuarentena. “Nosotros ya tuvimos Covid, en noviembre, pero nos quedamos en casa por un tema de responsabilidad y si llegan a hacer trabajos, voy a tener que salir, por mi hijo. Nuestra pieza está llena de goteras, en la de él igual, no vamos a tener dónde dormir”, mostró Pacheco, que espera recibir una autorización del Ministerio de Salud para poder trasladarse a otra residencia.

Sin embargo, este tema de las goteras no se debe solamente a la emergencia, ya que anteriormente, “ya había filtraciones, Salfa había venido a arreglar, pero llovía y filtraba. Mandaba correos y ni una solución. Ahora dejaron un nylon para cubrir si necesitaba, pero yo no puedo dormir si hay cuatro o cinco goteras en mi cama. Tampoco podemos tener electricidad. Llevamos un año y un poco más en estos departamentos”.

El único que estuvo esa noche en el departamento fue su hijo Cristopher Canales, quien debió improvisar una cama en el pasillo, para poder dormir. “Estaba ordenando a esa hora y al ir al living veo que la lata del techo se veía en la ventana. Daba miedo porque podría haber roto un vidrio, un rato después, uno de los fierros empezó a golpear la ventana de mi hermano chico, y por un momento pensé que se iba a romper. Después me concentré en tapar las ventanas con cartón, lona, bolsas de basura, en caso que se reventara un vidrio. Ahora, con la lluvia, el living está más afectado, pero en mi pieza se ha ido agravando”.

Al lado, en el 502, la situación era similar. Prácticamente en todas las piezas había goteras. El residente Roberto Saldivia Lemus recordó que “hoy (ayer) cerca de las ocho y cuarto comenzaron las goteras. De este lado se voló el techo y el del departamento del lado quedó, pero vino Salfa y lo sacó todo, pero como empezó a llover, ustedes pueden ver cómo está. Las tres piezas y uno de los baños está con goteras, tampoco podemos tener electricidad porque podría haber un cortocircuito. La respuesta que nos dieron fue que iban a esperar que terminara la lluvia para poner el techo y cambiar las planchas del piso, porque se echó a perder. Siempre hemos tenido problemas con las ventanas, porque siempre está entrando el agua, porque debieron ser de termopanel, pero…”, finalizó.