Necrológicas
  • Joaquín Chávez
EDITORIAL

La generosidad de los natalinos para con Río Turbio y 28 de Noviembre

Por La Prensa Austral Jueves 1 de Abril del 2021

Compartir esta noticia
87
Visitas

Una campaña solidaria en ayuda de sus vecinos de la cuenca carbonífera de Río Turbio, Argentina, lleva adelante la población de Natales, frente a la emergencia sanitaria por el Covid.

“Natales ayuda a Río Turbio y 28 de Noviembre” se denomina la cruzada encabezada por la Cámara de Turismo de Ultima Esperanza y el comercio.

Los aportes se recibirán hasta hoy en el Pueblo Artesanal Ether Aike, desde las 10 a las 12,30 y de las 15 a 19 horas.

La acción busca recolectar elementos de protección personal para los funcionarios y pacientes de los hospitales. También se están recibiendo aportes económicos para que dichos establecimientos adquieran cánulas de alto flujo, sondas, tubos corrugados para los ventiladores mecánicos, catéter venoso y laringoscopios. Y para pacientes, pañales, cremas y sabanillas.

Las carencias de dichos centros asistenciales se visibilizaron a través de redes sociales, lo que movilizó a los natalinos para solidarizar con sus vecinos.

La población natalina tiene una estrecha relación histórica, social y laboral con la cuenca carbonífera, cercanía que se arrastra desde 1943 cuando comenzó la explotación del carbón. En sus comienzos, un gran número de chilotes llegó a colonizar la Patagonia, en búsqueda de un mejor porvenir. Acá formaron sus familias. En un comienzo trabajaban en Río Turbio y dormían en Puerto Natales, donde muchos se radicaron. Otros, en tanto, se establecieron en suelo argentino.

Por mucho tiempo, también, los natalinos al no contar con un hospital con especialistas, tenían que viajar a Río Turbio en busca de una mejor calidad de atención médica, y de una mayor celeridad en materia de exámenes y diagnósticos.

En razón de estos argumentos, resulta más que oportuno el ejemplo de solidaridad desde este lado de la frontera para con los hospitales vecinos que en más de alguna oportunidad le tendieron una mano cuando más lo requerían.