Necrológicas
  • Luisa Peña Zambrano
  • Hernán Guajardo
  • Orlando Estefó Cárcamo
  • Hernán Guajardo Valderas

Padre acusado de golpear a bebé deberá seguir preso: lactante podría perder la visión

Por La Prensa Austral Miércoles 14 de Abril del 2021

Compartir esta noticia
2,582
Visitas

En prisión deberá continuar un padre que está siendo investigado por “parricidio frustrado”, después de que los argumentos que presentara ayer la defensa no hicieran variar en nada los hechos por los cuales fue formalizado, a comienzos de febrero de este año, por maltratar a su hijo de tres meses de edad.

El abogado Guillermo Ibacache pretendía sacarlo de la cárcel y en subsidio dejarlo con arresto domiciliario total, pero el juez no accedió a ello.

La fiscal Katerina Aranis se opuso tenazmente, al igual que la abogada querellante, Patricia Carrasco Coello, directora del Programa de Representación Jurídica “Tus Derechos”.

Fue a fines de enero de este año que la Fiscalía comenzó a investigar este caso, producto de antecedentes que remitió el Tribunal de Familia, debido a que una jueza informó de maltratos graves de hermanos gemelos por parte de los padres.

Las indagaciones preliminares que llevaron a formalizar cargos en contra de un sujeto de 40 años de edad (no se entrega la identidad por protección a los hijos), apuntan a que un día estaba al cuidado de uno de los gemelos y lo sacudió violentamente debido a que no paraba de llorar. Esto hizo que el lactante golpeara su cabeza en el coche y quedara semi inconsciente. En el Hospital Clínico de Magallanes se le diagnosticó un hematoma subdural, hemorragia retinal de origen traumático por maltrato infantil, conocido como “síndrome del niño sacudido”.

No amerita la libertad

Para la fiscal Aranis, los hechos están en pleno proceso de investigación y por ello no amerita que el padre recupere la libertad. Incluso dio cuenta de un informe emanado de la dirección del centro hospitalario confirmando hechos ocurridos antes de que el progenitor fuera formalizado. El documento deja constancia que “los médicos han tenido que sacar a los padres del hospital porque quieren llevarse al hijo en horas de la madrugada”.

Esto lo informó el Juzgado de Familia al Ministerio Público, al pedir que investigara el delito.

La madre del bebé declaró que días después del incidente el marido le confesó la verdad sobre lo sucedido. Le dio un biberón con leche. Le sacó los gases y como el menor no paraba de llorar lo sentó en el coche y lo sacudió muy fuerte.

Querellante

La abogada querellante también se opuso a que el hombre abandonara la cárcel. Entre los argumentos expuso que la guagua maltratada fue ingresada nuevamente al hospital el pasado 8 de abril, “y en estos momentos presenta secuelas del delito del que fue víctima. Dijo que producto de las hemorragias pre retinales probablemente pueda perder la visión frontal y sólo tendría reflejos laterales.

Además, informó que el lunes presentó una querella criminal en contra del imputado. Y que la madre, en una segunda declaración, confirmó que el bebé tenía lesiones anteriores, producto de otras agresiones.

El defensor Ibacache negó que el padre tuviera intención de provocar la muerte de su hijo y descartó un ánimo parricida de su defendido, sin desconocer que la víctima pueda tener a futuro un daño neurológico.

Mantiene prisión

El juez Ricardo Larenas argumentó que existen diligencias pendientes dentro de la investigación.

En sus argumentos para rechazar la libertad del imputado habló de la edad de la víctima, un lactante de tres meses, versus la envergadura física del adulto.

“Es un hecho público consagrado en las convenciones internacionales que los padres deben proteger y amar a sus hijos”, expuso el magistrado.

Un padre no puede perder la paciencia por el llanto descontrolado de un niño, al punto de desesperarse y agredirlo, complementó el juez.

Junto con señalar que faltan por agregar antecedentes a la carpeta investigativa, el magistrado dijo que el juicio de reproche es el mismo. “Incluso pueden ser mayores dada las posteriores y perniciosas consecuencias que puede traer aparejada a la víctima este acto irracional de un padre versus la protección de un niño tan inocente e indefenso, víctima de esta causa”.