Necrológicas
  • Liria Villarroel Uribe
  • José Gabriel Loncón Calbún
Accidente ocurrido el 13 de marzo en calle Ignacio Carrera Pinto

Conductor que sufrió lesiones tras chocar con un caballo se querelló contra el municipio

Por La Prensa Austral Viernes 23 de Abril del 2021

Compartir esta noticia
1,690
Visitas

El pasado 13 de marzo, Juan Manuel Barraza sufrió un episodio que casi le cuesta la vida. Conducía su vehículo por Ignacio Carrera Pinto hacia el poniente, en una noche lluviosa, cuando de repente, un grupo de seis caballos cruzó intempestivamente, chocando a uno, próximo a la Avenida Presidente Frei. Pese a que no circulaba a alta velocidad (“si iba más fuerte, me mato”) su camioneta sufrió considerables daños y el animal, tras sufrir un buen rato sobre la calzada, tras ser trasladado por personal municipal, terminó siendo sacrificado.

Este episodio, lamentablemente, se ha vuelto muy frecuente en Punta Arenas en el último año. Ya no es extraño ver grupos de caballos en la vía pública y en plazas. Lo que en principio se veía hasta simpático, no lo es tanto ante el peligro que reviste para la locomoción vehicular y para los mismos equinos, inocentes víctimas de una negligencia humana. Y por eso, ante la inacción que a su juicio ha tenido el municipio ante esta situación, Barraza decidió presentar una querella criminal para sentar un precedente y que de una buena vez, se ponga atajo a este problema.

La demanda (por daños y perjuicios) y querella criminal (por el delito de daños) se basan específicamente en la falta de servicio que el municipio configuró mediante la omisión de acciones que tenían que ejecutar para evitar que animales como los caballos estén circulando de manera libre, sin control alguno en las vías públicas de la ciudad. Esto se basa tanto en el artículo 38 inciso segundo de la Constitución Política de la República, en concordancia con los artículos 4 y 44 de la Ley Orgánica Constitucional de Bases Generales de la Administración del Estado, Artículo 11 letra a) del Código Sanitario y el Artículo 62 de la Ley de Municipalidades (Decreto Ley numero 1289 del año 1975), fue el argumento legal bajo el cual se presentó la acción judicial, presentada a través de la Consultora del Monte SPA, que añadió que “del análisis de la normativa previamente señalada, permite determinar certeramente que la municipalidad no solamente debe propender a la difusión de programas de tenencia responsable de mascotas y otros animales, sino que además se encuentra dentro del ámbito de sus obligaciones tomar todas las medidas que sean necesarias para que éstos no estén deambulando en las calles de la comuna. Esta problemática ha existido en nuestra comuna desde hace algún tiempo, en la cual las autoridades comunales (tanto alcaldes como concejales) no han respondido con sus obligaciones en conformidad a la ley”.

Para el afectado, “uno saca un permiso de circulación y no están las condiciones dadas para que uno maneje, porque nadie se hace cargo de los daños. Yo me pude haber muerto, quedé con lesiones cervicales de carácter leve, pero imagínese chocar de frente con un caballo. Lamentablemente, cuando llueve y son caballos oscuros, no se ven. Yo iba a alrededor de 40. Yo estoy pidiendo lo que es justo, que se hagan cargo de los daños”, reclamó Barraza.

Además, su acción es para evitar que este tipo de incidentes siga sucediendo en la comuna. “El plan de manejo que tiene la municipalidad no lo ha hecho. Tienen una ordenanza desde hace tres años que regula el tema de estos animales y no lo ejecutan. No sé si hay un tema de amistad entre el alcalde y los dueños de los caballos, porque nadie hace nada con ese tema. Cuando pase una desgracia mayor van a tomar medidas. Nadie se acercó ese día y la verdad, me dio pena el animal, porque no tiene la culpa, estuvo sufriendo por lo menos, una hora y media. La municipalidad se lo llevó en un camión, a un predio y lo sacrificaron, y al final lo fueron a tirar al vertedero. Esto está súper mal. Aseo y Ornato tiene la obligación de retirar los caballos de los espacios públicos y llevarlos a un predio; si no los reclaman, se tienen que ir a remate. Lo puede rematar un estanciero para que tenga una mejor vida, si los caballos no es una mejor vida andar en medio de los autos”, concluyó Juan Manuel Barraza.