Necrológicas
  • Rosario Cárdenas Ríos
  • Julia Margarita Perriere Pinto
  • Jorge Antonio González Löhr
  • María Teresa Rojas
  • Carmen González González

Una década de investigaciones en Cerro Guido-Las Chinas: Ciencia de calidad con identidad

Por La Prensa Austral Martes 4 de Mayo del 2021

Compartir esta noticia
972
Visitas

El Complejo Paleontológico Cerro Guido-Las Chinas se encuentra al norte de la Provincia de Ultima Esperanza, en la comuna de Torres del Paine, se erige como una de las más interesantes localidades paleontológicas de Sudamérica, y con hallazgos de gran trascendencia científica, ha dado la vuelta al mundo. Pero nada ha sido fácil, y una conocida revista de divulgación científica señaló: “Esta es la moneda con la que se negocia la paleontología extrema en el sur profundo de Suramérica”, en abierta alusión a las condiciones de trabajo en un sector en que suelen ocurrir nevazones en pleno verano y al día siguiente registrar máximas de 30°C.

Pero el esfuerzo ha dado sus frutos: los primeros dinosaurios de Magallanes se hallaron entre abundantes vestigios de una enigmática flora que evoca a la “Antártica verde”, esa que estuvo conectada con Patagonia occidental a finales de la era de los dinosaurios, en un periodo geológico conocido como Cretácico. A los dinosaurios se sumaron una tortuga de agua dulce del género Yaminuechelys, siendo el registro más austral de este linaje extinto de tortugas. Después vino Magallanodon baikashkenke, que con 74 Ma (millones de años) es el mamífero fósil más antiguo de Chile, y hace algunas semanas nació para la ciencia Orretherium tzen, el segundo mamífero fósil chileno de la Era de los Dinosaurios, también, al igual que Magallanodon perteneciente a viejos linajes extintos.

Un camino paralelo ha recorrido los numerosos e increíbles hallazgos de flora fósil, a la forma de improntas foliares, flores, maderas fósiles, granos de polen y esporas, que están, literalmente, cambiando los libros de la historia natural de Sudamérica y Antártica, revelando los primeros pasos de los reyes del bosque chileno, pero también de los ancestros de las remotas floras de Australia, Nueva Caledonia y Nueva Zelanda, en un giro inesperado de los modelos de dispersión de la biota austral.

Como si esto fuera poco, el valle del Río de Las Chinas posee el único registro documentado para Chile del esquivo límite K/Pg, que marca el fin de la Era de los Dinosaurios, con una catástrofe global desencadenada por el impacto de un meteorito en la Península de Yucatán. Es un lugar de récords mundiales y los doctores Alexander Vargas (Universidad de Chile) y Marcelo Leppe (Inach), que han liderado al equipo internacional que ha incluido a científicos y técnicos de universidades y prestigiosos centros de investigación de Chile, Argentina, Alemania, Estados Unidos, Japón y Brasil, están conscientes del enorme valor científico y patrimonial de este rincón de la Patagonia Austral. “Lugares como estos se encuentran una sola vez en la vida de un paleontólogo y ahora este valor científico debe transformarse en valores identitarios para magallánicos y chilenos en general, y porqué no soñar con el lugar donde mostremos al mundo una ventana al momento en que Patagonia y Antártica estaban conectados y los dinosaurios y mamíferos migraban en búsqueda de los alimentos estacionales… Magallanes se merece ese lugar”, sostuvieron.