Necrológicas
  • Eudalia del Carmen Ojeda Ojeda

Carlos Edén Maidel: “Queremos que se reconozca a Chile como país multicultural, multilingüe y lo que conlleva la plurinacionalidad”

Por La Prensa Austral Lunes 10 de Mayo del 2021

Compartir esta noticia
305
Visitas

A más de 10 mil kilómetros, en la movida Nueva York, Carlos Edén Maidel está atento a las elecciones del próximo fin de semana en Chile. Nació en Puerto Edén, hace 77 años, con el nombre de Peteyem. Tras dejar la región y ser criado por la familia de un funcionario de la Fach, se fue a vivir a Santiago e Iquique. El Golpe de Estado de 1973 lo obligó a trasladarse a Argentina, donde fue acusado de espía y torturado, tanto así que fue enviado a Estados Unidos como refugiado político, en 1978. Desde entonces, vive en la Gran Manzana, donde ha sido un entusiasta activista de movimientos por los derechos de los pueblos originarios, y los derechos sociales.

Nunca se ha desvinculado totalmente de nuestro país, y esa atención hacia el devenir del país lo lleva a opinar sobre este proceso que se está viviendo en Chile, paralelo a la pandemia del Covid: el cambio de la Constitución. Y a pocos días de la elección en la que se escogerá a quienes serán los representantes para elaborar la nueva Carta Magna, Carlos Edén entrega su visión sobre este proceso.

“Desde 1989 cuando nos constituimos como 500 años de resistencia indígena, enfrentando las celebraciones del Quinto Centenario, desde ese momento, las grandes organizaciones de Latinoamérica, nos hemos abocado a crear nuestras leyes y presentarlas ante las Naciones Unidas, ya que en 1994 nos dieron la oportunidad para participar del Foro de Asuntos Indígenas, donde participamos todas las organizaciones de Latinoamérica. En este proceso, nosotros escribimos en las Naciones Unidas, tanto en Ginebra como en Nueva York, los derechos para las futuras décadas y después participamos con los estados nacionales. En 2003 llegamos con el acuerdo de la Organización Internacional del Trabajo, y bajo ese punto de vista, nosotros consideramos que los derechos nosotros los podemos ganar a nivel internacional y con el reconocimiento de estados nacionales y en este caso, del Estado chileno. Desde el punto de vista de nosotros como indígenas, creemos que los derechos ya los tenemos ganados y reconocidos por el Estado chileno, que no los haya implementado, en el Congreso, ese es otro tema de discusión. Creemos que el gran obstáculo es que en Chile siempre se ha hablado de una nación unitaria, como lo dice el primer artículo de la Constitución. Nosotros a nivel internacional, nos consideramos como pueblo, porque tiene territorio, lenguaje y cultura. Bajo ese punto de vista queremos que se reconozca a Chile como país multicultural, multilingüe y lo que conlleva la plurinacionalidad”, expuso a modo de introducción.

Escaños y cupos

Carlos Edén apunta que en la Constitución actual “no nos reconocen como pueblos indígenas, sobre todo en el caso del pueblo kawésqar, que cada comunidad transforma la cosmovisión del pueblo. Yo estoy en contra de todos los políticos, izquierda, derecha, centro porque soy netamente indígena por lo tanto, mi mayor punto de vista es de un pueblo indígena, bajo ninguna bandera políticamente”, recalca.

Asimismo, critica que alrededor del año 2000 “salieron comunidades kawésqar como callampas, perdonando la expresión, pero con ninguna vinculación con el pueblo y la cosmovisión nuestra”. Esos conflictos con los que entró, tanto en algunas comunidades como con la Conadi lo llevaron a que “yo me ganara la indiferencia de las comunidades kawésqar y pasé a ser enemigo del establishment que se había creado allá”.

Dentro de todo este proceso, destaca sí su apoyo a la candidatura de Margarita Vargas López como candidata constituyente. “Lo que busco alguien que sea descendiente vigente nuestro como es el caso de Margarita Vargas López, que es la candidata que yo apoyo. Le entrego ideas que he peleado a nivel internacional. Con el caso de Margarita Vargas estamos reformulando una generación nueva. Yo le digo a Margarita que su discurso tiene que ser íntegro, porque tiene que preocuparse por los que siempre han sido abandonados, a pesar de que son considerados como tesoros humanos vivos por la Unesco. Están totalmente abandonados”, concluyó desde Nueva York.