Necrológicas
  • José Arecheta González
  • Carolina Saldivia Andrade
  • Vicente Pouso González
  • Patricio Yensen Canales

Emblemático kiosco de calle Roca regresó reconvertido en puesto de delicias al paso

Por La Prensa Austral Miércoles 16 de Junio del 2021

Compartir esta noticia
7,632
Visitas

Atendido por Cristián Oyarzo que sigue la tradición familiar.

Con renovada imagen y golosinas de todo tipo, que reemplazaron a las añosas revistas, el lunes reabrió sus puertas el conocido kiosco ubicado en calle Roca, frente al cuartel de la Primera Compañía de Bomberos, a pasos de la Plaza Muñoz Gamero. Bajo el nombre de “Delicias”, Cristián Oyarzo asumió la atención, que hace años estaba en manos de sus padres y que muchos años antes, a principios de los ’80, fue responsabilidad de su abuela, Carmen Gallardo.

En los últimos años estuvo arrendado y fue local para copiar llaves y venta de café, pero en marzo cerró para ser sometido a reparaciones. “Mi papá Alberto Oyarzo y mi mamá Lidia Ojeda están acá desde 1992 y antes fue de mi abuela, que estuvo a cargo desde 1983-84, porque primero lo atendía un tío que era ciego, y de ahí, como no pudieron seguir trabajándolo, lo tomó mi abuela y fue pasando de generación en generación y ahora lo tengo yo. En 2017 mi papá se enfermó y ya no pudo seguir trabajándolo, por lo que lo arrendamos a un puesto de café, otro de llaves y ahora hicimos una inversión y lo retomamos”, resumió.

El kiosco tuvo por nombre “13 horas” y ahora en esta reapertura pasó a llamarse “Delicias”, porque la readaptación implicó la venta de otros productos: “Café al paso, dulces, chocolates, galletas; el tema de revistas ya está casi obsoleto, por el tema de Internet casi no existen las revistas como antiguamente, en papel. Así que readaptamos todo a servicios de dulces, golosinas y galletas”, detalló.

En la reapertura del negocio, Cristián Oyarzo se ha encontrado con clientes habituales, que van generalmente a los bancos, casas de cambio, oficinas o notarías del sector. “Hay mucho movimiento y la gente antigua, que nos conoce de años, está contenta que hayamos podido reabrir. Se acuerdan de cosas de años”, apunta Oyarzo, que dio otra imagen al baratillo, aunque sin descuidar la venta del único diario regional, La Prensa Austral.