Necrológicas
  • Graciela del Carmen Mancilla Bustos
  • Alvaro Millalonco Saldivia
  • Francisco Orozco López
  • Drago Pesutic Eterovic
  • Silvia Hidalgo Huerta

Timonel del Senado y candidata presidencial de la DC: “Nuestro desafío es que a la Presidencia no llegue un falso representante de las “grandes mayorías” que en realidad sea un testaferro de los empresarios”

Por Elia Simeone Lunes 26 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
312
Visitas

En la primera entrevista que concede Yasna Provoste a un medio escrito de regiones, la presidenciable envía un mensaje a los partidos y al electorado de la centroizquierda, remarcando que deben enfrentar en conjunto el desafío de reconstruir Chile.

Yasna Provoste Campillay enfrenta su candidatura presidencial con muchas premisas: la centroizquierda le hace bien a Chile, los partidos y electores que se sienten identificados con esta tendencia tienen que enfrentar unidos este camino a La Moneda y, por lo mismo, no hay espacio para caminos propios. También rechaza la candidatura que se presenta como moderada y representativa de una mayoría que quiere cambios con paz, pero que, en el fondo, sólo estaría defendiendo los intereses del empresariado. Por ello, advierte que “no podemos reconstruir Chile como si no hubiera pasado nada, como si no hubiéramos constatado las profundas falencias de este sistema”.

El viernes pasado, la presidenta del Senado lanzó su postulación presidencial, yendo a Vallenar, tierra que la vio nacer el 16 de diciembre de 1969. Recorrió sus barrios y compartió con familiares, amigos y vecinos, marcando con ello que la suya será una candidatura ciudadana, más que encapsulada por los partidos, y entregando un mensaje a las regiones respecto de sintonizar con sus necesidades y demandas.

Este ha sido un año en que Provoste ha irrumpido fuerte en la esfera política, ya que en marzo de 2021 asumió la presidencia del Senado, momento en que anunció la inauguración de una etapa en que la Cámara Alta sería presidida por una mujer de ascendencia diaguita.

Al igual que entonces, Yasna asumió ahora la postulación presidencial desde su particularidad de mujer, profesora, madre, esposa, humanista y cristiana, de una pequeña comuna como Vallenar, de ascendencia indígena e hija de una familia trabajadora de clase media.

Tras estos ajetreados días, Yasna Provoste entregó sus opiniones a La Prensa Austral, siendo la primera que concedió a un medio escrito de regiones.

– Yasna, ¿qué elementos sopesó a la hora de adoptar la decisión de ser candidata presidencial?

– “Para mí, fueron bien importantes los resultados de las primarias del domingo 18. Fue una elección con un alto nivel de participación que creo que todos debemos valorar. Pero si uno mira los datos de la cantidad de electores que han ido en las últimas elecciones, más del 50% de personas que suelen votar, no participaron. Es decir, más de la mitad de los que votan no se sintieron convocados ni por las alternativas de la derecha ni las de la izquierda. Entonces, creemos que somos capaces, desde la unidad de la centroizquierda, de hablarle, motivar y representar a ese grupo que no se sintió identificado en esa primaria.

“Hablo de sectores de la ciudadanía que son como las personas que me acompañan en cada actividad que hago en terreno. Personas que no se sienten representadas por estas coaliciones de derecha o de izquierda, gente de esfuerzo, trabajadora, del mundo independiente de la centroizquierda, que creen que se necesitan muchas y profundas transformaciones de manera pacífica. Hombres y mujeres que esperan que nuestro país se juegue con otros valores, que se dan cuenta que este modelo económico se agotó y que nosotros debemos dar paso a una economía más verde y que distribuya de mejor manera los recursos entre las personas. 

“Son personas que viven la falta de oportunidades de los territorios alejados del centro y, por lo tanto, quieren que este país se juegue en una relación distinta con sus regiones. Es a ese mundo al que nosotros aspiramos llegar y motivarlos a que participen en este proceso desde la centroizquierda y la izquierda democrática”.

– Mujer del norte, diaguita y capacidad negociadora, ¿serán estos atributos importantes y suficientes a la hora de encantar al electorado?

– “Importantes, ¡por supuesto! Soy lo que soy. Mi trayectoria es pública, mi familia, mis ancestros, mi historia son partes de lo que soy.

“Suficientes, por cierto, que no. Mi candidatura es una propuesta de muchas y muchos que creen en que un Chile que ponga al centro a las personas y las familias es posible. Que nace con otros valores, de la colaboración y el humanismo, y que se contrapone a la competencia como el motor de la sociedad que impuso la dictadura. La competencia que encarna como nadie el gobierno del Presidente Piñera y que en esta elección representa Sebastián Sichel.

“Yo provengo de los valores del humanismo cristiano, que traspasan incluso lo que son las barreras propias de la Democracia Cristiana y que aspiran, por ejemplo, a que en un nuevo Chile sea posible que el agua no sea un negocio. Eso es parte de nuestra condición y nuestro testimonio. Cuando el Presidente Frei Montalva realiza su reforma agraria y dice: “La tierra para los que la trabajan”, a continuación dice: “Esta reforma quedaría inconclusa si es que no va asociada a una reforma al código de aguas”. Y el presidente Frei Montalva lo que hace es unir la tierra y el agua. Y fue la dictadura, con el Código de Aguas del ’80, la que volvió a separar la tierra y el agua y estableció un mercado del agua, tal como se ha hecho en la educación, la salud, y el agua.

“Lo nuestro es volver a la mirada progresista, humanista. Representamos esa alternativa distinta”.

– ¿Por qué, finalmente, no se dejó tentar por sectores de su partido que querían que usted inscribiera en forma directa su candidatura? ¿Pudo pesar en ello la fallida experiencia de la DC con la candidatura de Carolina Goic?

– “Yo agradezco mucho el entendimiento de los desafíos del país que está teniendo la Democracia Cristiana con Carmen Frei a la cabeza. El sábado tuvimos una muy importante reunión con cerca de 400 concejales, alcaldes, cores, gobernadores regionales y dirigentes sociales y de base de la DC. Son los representantes de la DC insertos en la base social. Aquellos que logran votos de la ciudadanía para acceder a un cargo. Y a ellos Carmen Frei les pidió que salieran a hacer campaña por esta candidatura, pero que al mismo tiempo dieran toda libertad a esta candidatura. Que aporten a la construcción de una candidatura ciudadana, no partidaria.

“Y yo les señalé con claridad que no hay espacio para el camino propio. Que debemos cuidar a nuestros compañeros de ruta, porque la centro izquierda le hace bien a Chile. Las autoridades locales electas que son DC, concejales, cores, alcaldes y gobernadores, son la primera línea en la relación con la ciudadanía, son democratacristianos, pero son mucho más que eso. Son el pueblo mismo y sus más directos representantes. Y creo que todos tienen claro que esta no puede ser una campaña de la Democracia Cristiana para los demócratas cristianos. Esta debe ser una campaña ciudadana de Chile para Chile. Aprendamos de los errores, llegará el tiempo en la gente vuelva a confiar en la DC, cuando hagamos las cosas bien como lo hicimos durante mucho tiempo antes de extraviar el camino”.

– ¿Qué ventajas le ve a realizar una consulta ciudadana presencial o digital? Al respecto, en Magallanes, a la DC regional no le convence la opción de una consulta electrónica.

– “No tengo preferencias por ninguna en particular, espero que sea participativo, convocante, democrático y que dé garantías a todos. Y cuando digo a todos, es porque sabemos que hay muchos sectores en nuestro país que no tienen conectividad. Espero un mecanismo que dé garantías de que todos y todas que van a poder participar de la definición, no solo las élites de siempre.

“Yo he dicho que no pongo ninguna condición y que este es un tema de los partidos. Me parece muy bien que los partidos se pongan de acuerdo en los temas que les competen. Y que, en los temas de la candidatura, cada chileno y chilena que adhiera a nuestras convicciones y que quiera que lleguemos a ganar la presidencial en noviembre y diciembre salga a hacer campaña. Que cada uno y cada una sea su propia generalísima. Todos y todas son dueños de esta campaña”.

– ¿Qué pasaría si en tal consulta la Unidad Constituyente logra menos participación que en las primarias legales, donde casi dos millones votaron en la del pacto Apruebo Dignidad?

– “O sea. Sin duda habrá menos gente participando en una consulta ciudadana que no tiene financiamiento estatal, que no es organizada por el Servel, que no es legal, que no tiene franja, etc. Será un paso más en la cadena de errores que han cometido algunos dirigentes de partidos. Pero mi candidatura no está para enredarse en mecanismos, ese es tema de los partidos.

“Mi candidatura está para hacernos cargo de los problemas de Chile, no de los dirigentes políticos. El temor que verdaderamente tengo es que Chile tenga un Gobierno que, como el actual, en lugar de conducir los cambios sociales, los obstaculice. No hay duda de que el nuevo Presidente o Presidenta tendrá que lidiar con un país completamente diferente del que asumió Piñera. Chile no es el oasis que muchos creyeron y el progreso tampoco va a seguir siendo la panacea que disfrutaban solo unos pocos. Y eso es bueno, porque como país hemos sido capaces de decirnos la verdad. El proceso de una nueva Constitución está encaminado. Mi compromiso es que ese proceso de cambio constitucional vaya de verdad acompañado de transformaciones mayores. 

“Este es un gobierno que insiste en que los derechos básicos son un mercado de servicios de primera y segunda categoría, lo que es un insulto a la dignidad de los chilenos y chilenas. El pacto social tiene un mínimo, que es el cuidado mutuo. Como sociedad debemos asegurar -al menos- cuidado, educación, salud, protección, seguridad, trabajo decente, pensiones dignas.

“Que no pensemos en el crecimiento únicamente desde lo económico, que evidentemente es necesario en un contexto crítico como el que tendremos después de la pandemia. No podemos reconstruir Chile como si no hubiera pasado nada, como si no hubiéramos constatado las profundas falencias de este sistema.

“Nuestro desafío es que a la presidencia no llegue un falso representante de las “grandes mayorías” que en realidad sea un testaferro de los empresarios. Y que, por el contrario, levantemos una alternativa que dé gobernabilidad, con real capacidad de gobierno, para un período crítico que no resistirá ensayo y error. Quiero ser la presidenta que haga realidad las transformaciones que los constituyentes propongan al país.

¿Sichel y Boric le estrechan el nicho electoral?

– Muchos vaticinaban que su mejor opción era que hubieran ganado Jadue y Lavín, pues usted pasaba a ser la mejor alternativa para el centro político y los sectores más moderados de la derecha y la izquierda. ¿No cree que los triunfos de Sichel y Boric le estrechan el nicho electoral?

– “No. Al contrario. Como le decía, cuando más de la mitad de los electores que usualmente votan no encuentran respuesta en la primaria legal, creo que hay más evidencia que nunca que la gran mayoría del país necesita una alternativa de centro izquierda, una alternativa que asegure la reconstrucción del país, la recuperación del crecimiento económico con gobernabilidad y paz social.

“Además, creo que tenemos que lamentar que, por primera vez en mucho tiempo, enfrentamos elecciones en las que la presencia masculina es casi total.

“En las elecciones de 2013, de 9 candidaturas que llegaron a la primera vuelta, tres eran mujeres. El 2017 fueron dos de ocho. Digamos que desde el 2009 que no teníamos una elección presidencial tan masculinizada. Sin restar mérito a ningún candidato, creo que es algo que debemos plantearnos como país y que es parte de la conversación de un Chile más justo”.

– Usted ha puesto el acento en la necesidad de reconstruir Chile desde regiones, pero ello también lo ha planteado el candidato Gabriel Boric. ¿Cuáles son los puntos que más diferencian su candidatura respecto de la del magallánico?

– “Creo que cualquier persona nacida y criada en regiones, como Gabriel y como yo, sabemos de la profunda inequidad que hay en las oportunidades que un país híper centralizado como Chile ofrece a las personas de las regiones versus el centro.

“La necesidad de descentralizar la toma de decisiones, los presupuestos, las atribuciones. La necesidad de adecuar los programas públicos a la realidad diversa de los territorios. La necesidad de reconocernos en nuestras costumbres, dinámicas y culturas que son diversas. La interculturalidad y el reconocimiento a las distintas culturas y pueblos.

“En eso, la verdad es que creo que la verdadera diferencia está con la derecha, que ha puesto todos los problemas que ha podido al proceso de descentralización, así como en su minuto los puso en tonteras el gobierno a la instalación de la Convención Constitucional.

“Pero más que el discurso pro regionalización, que seguramente lo van a tomar todos, lo que Chile va a tener que juzgar en noviembre es la capacidad de cada candidato de llevarlo a realizaciones concretas. Yo he dedicado mi vida a generar oportunidades en regiones, desde que soy senadora formo parte de la bancada de senadores y senadoras regionalistas, junto al senador Bianchi y la coordinación del senador Guillier. Ahí está nuestro testimonio. Hemos dado todas las luchas contra la derecha y ahí está la elección de gobernadores regionales que el gobierno de Sebastián Piñera quiso suspender cuatro veces y gracias a esta gestión desde el Senado no lo logró”.

– Se instalaron los gobernadores regionales pero con pocas atribuciones y siendo muy obstruidos por los delegados presidenciales. ¿Cuál es su postura respecto de mantener, restringir o, derechamente, eliminar la figura de los delegados presidenciales en la nueva Constitución?

– “Al contrario. Hemos iniciado un proceso histórico. Por primera vez la primera autoridad regional es un representante de la ciudadanía ante el poder central y no un representante del presidente de turno en la región.

“Ese cambio en el eje del poder llegó para quedarse y sólo se va a profundizar. Este gobierno se ha negado a descentralizar. Ha puesto todos los problemas que ha podido. Incluso en temas menores, como negar a los gobernadores regionales el uso del recinto que simbólicamente les corresponde, porque el tema de la oficina es reconocer en los gobernadores la soberanía del pueblo de la región que se expresó en su elección. Y la semana que se iban a instalar quiso restarles presupuestos. Nuevamente desde el Senado tuvimos que salir en defensa del proceso.

“El gobierno está al debe con las facultades para los gobernadores que asumen hoy, pero en el Senado estamos haciendo el trabajo tramitando la descentralización financiera de los gobiernos regionales.

“Es, por ello, que a los pocos días de haber concluido la segunda vuelta en la elección de gobernadores y gobernadoras nos reunimos con ellos para comprometer una acción conjunta desde el Senado a través de la comisión de gobierno interior que preside el senador por Magallanes, Carlos Bianchi”.

– En el Senado se debate la propuesta de Bianchi de permitir el pacto de independientes para las elecciones parlamentarias. ¿Mantendrá su apoyo a esta iniciativa o, a la luz de lo sucedido con la elección de convencionales y la Lista del Pueblo, piensa que es mejor cerrar tal espacio?

– “Los senadores y senadoras cuando adherimos a un proyecto que escribe el senador Bianchi sabemos que no es un “saludo a la bandera”, porque él trabaja en serio y se preocupa que sus iniciativas no queden en la oficina de partes. De hecho, el proyecto se está tramitando y en el tema de fondo tenemos acuerdo; hay una mayoría de chilenos y chilenas que quieren ser parte del nuevo Chile más participativo, más descentralizado, más igualitario y eso también puede expresarse en mejorar la normativa electoral. Eso es lo que se está debatiendo a partir del proyecto presentado y en lo cual a mí me parece que es muy necesario de avanzar”.