Necrológicas
  • Javier Pardo Ojeda
  • Paulino Vásquez Argüelles

Informe del IPCC y emergencia climática: el planeta necesita una respuesta urgente

Por Claudia McLean Domingo 15 de Agosto del 2021

Compartir esta noticia
27
Visitas

El pasado 9 de agosto se publicaron los hallazgos del último reporte del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), derivado de una serie de informes científicos sobre el tema, que corresponde al Grupo de Trabajo I del sexto informe de evaluación, cuyo contenido  se basa en décadas de advertencias desde la ciencia, incluido el informe especial del mismo organismo emanado en 2018 sobre el ascenso de la temperatura de 1,5°C.

Básicamente, estos informes han brindado información similar, pero con un creciente nivel de certeza y sentido de urgencia. Y bueno, el planeta también nos está dando señales bastante claras. Desde inundaciones en Europa y olas de calor en América del Norte, hasta deslizamientos de tierra en la India.

Se indica en el informe que se esperan entonces, según cada región, lluvias más intensas en algunos lugares, mayores sequías en muchas zonas, las áreas costeras verán un aumento continuo del nivel del mar, derretimiento de glaciares y, para las ciudades, algunos aspectos del cambio climático podrían amplificarse, incluido el calor y las inundaciones debido a las fuertes precipitaciones.

Al respecto, las y los expertos llegaron a la conclusión que, a menos que haya reducciones inmediatas y a gran escala en las emisiones de gases de efecto invernadero, limitar el calentamiento a cerca de 1,5°C estará fuera de alcance, al mismo tiempo que dan cuenta que, estas emisiones provenientes de las actividades humanas, son las responsables de aproximadamente 1,1° C de calentamiento comparado con los niveles preindustriales del período 1850-1900.

Ante este escenario creo que se hace cada vez más evidente que los gobiernos y el sector privado deben tomar medidas de adaptación y mitigación a modo de emergencia. La planificación a mediano y largo plazo, tendrá muy probablemente que ser reemplazada por acciones que respondan a estrategias pero que se implementan en el corto plazo, con calendarios realistas.

Considero que el cambio de paradigma que nos permita responder a la urgencia e implicancias planteadas en el informe debe ser tan significativo que se vea reflejado en los estilos de vida de cada una y uno de nosotros pero, por sobre todo, en las formas de producir y operar de los sectores industriales con mayores emisiones de gases de efecto invernadero, tales como, por ejemplo, la generación de energía, el transporte y el sector de la construcción, así como también otros que pudiesen ser muy relevantes a nivel local, como la ganadería. Sin embargo, el estado de pandemia actual está recibiendo recursos significativos y gran cobertura periodística, lo que podría -hasta cierto punto- dificultar la situación de transición requerida en el caso del cambio climático.

Todo lo anterior, es muy importante, pensando más aún que, en Chile, cumplimos con siete de los nueve criterios de vulnerabilidad al cambio climático según los parámetros de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, por lo que hay que concebir oportunidades catalizadoras de cambio.

La colaboración multisectorial y las alianzas entre variados actores parecen ser elementos esenciales en las transformaciones requeridas, por lo que para mí sería un llamado a la unión y cohesión social desde todos los sectores para que alcancemos a hacer frente a esta crisis ecológica. Asimismo, los medios de comunicación debiesen tomar un compromiso estable con esta problemática mundial, más que poner énfasis en eventos puntuales de desastres naturales. Y, por último, los gobiernos tienen una oportunidad en noviembre de este año, cuando se reúnan en la COP26 en Glasgow, para llevar a cabo procesos de toma de decisión que estén a la altura de la complejidad de las circunstancias.