Necrológicas
  • Graciela del Carmen Mancilla Bustos
  • Alvaro Millalonco Saldivia
  • Francisco Orozco López
  • Drago Pesutic Eterovic
  • Silvia Hidalgo Huerta

Putin insiste en tener el control de la Historia

Por La Prensa Austral Lunes 23 de Agosto del 2021

Compartir esta noticia
48
Visitas

En el marco de una política de control del pasado que lleva adelante desde hace más de diez años, el gobierno ruso creó por
decreto un nuevo organismo que se ocupará de monitorear textos y eventos, en lo que llaman “defensa de los intereses nacionales”.

Si se le pregunta por Iósif Stalin a un historiador oficialista ruso, responderá que es el hombre que salvó al mundo del nazismo, conductor del Ejército Ruso en la Gran Guerra Patriótica, honrado con un busto en la Avenida de los Dirigentes en Moscú y un monumento en Yalta, en la península de Crimea anexada a Rusia en 2014.

Pero ¿y los muertos del gulag? ¿Y los de la hambruna ucraniana? El historiador repreguntará si acaso hay alguna gran potencia en el mundo que no haya padecido acontecimientos trágicos y errores políticos. Ante el nombre de Mijail Gorbachov vacilará, como quien rebusca en la memoria un dato sin importancia, y comentará que el colapso de la Unión Soviética fue un hecho antinatural y ahistórico.

La historia oficial en Rusia, que acaso aspire a ser hegemónica, según sugiere el anuncio de una nueva Comisión Interministerial para la Interpretación de la Historia, pone el foco en los hechos positivos, que trazan una línea de logros desde el zarismo, pasando por la URSS hasta la estabilidad de las dos décadas de Vladimir Putin. El resto es interpretación intencionada, como el mismo Presidente escribió en 2020, para el aniversario 75 del triunfo de los Aliados: “El revisionismo histórico, cuyas manifestaciones observamos ahora en Occidente, y principalmente en lo que respecta al tema de la Segunda Guerra Mundial y su resultado, es peligroso porque distorsiona de forma burda y cínica la comprensión de los principios del desarrollo pacífico”.

“La mitología histórica de Putin es más compleja de lo que parece”, previene a Infobae Nikolay Koposov, autor de ‘Memory Laws, Memory Wars: The Politics of the Past in Europe and Russia’ (Leyes sobre la memoria, guerras sobre la memoria: la política del pasado en Europa y Rusia), actualmente profesor en Emory College. “Es bastante inclusiva en el sentido en que los hechos trágicos no necesariamente se minimizan. El Kremlin acepta el hecho de que la historia ha sido contradictoria, sólo silencia, excluye o rebaja algunos eventos que socavan su mitología sobre la guerra”.

En esa sutileza, precisamente, se ha abierto espacio una red que incluye la marcha anual Regimiento Inmortal, nombre que desde 2012 lleva la celebración del Día de la Victoria de 1945; organizaciones como la Fundación sobre la Historia de la Patria o la Sociedad Histórico-Militar Rusa (RVIO); una política de monumentos y muestras como El Nuremberg soviético o La guerra y los mitos; museos y parques temáticos como Rusia: mi historia o Patriota; superproducciones de cine como Sobibor, sobre el campo de concentración nazi y el levantamiento que lideró el militar soviético Alexander Pechersky; libros y programas de radio y de televisión. Y, ahora, la comisión interministerial.

¿Por qué hacer blanco en la Historia?

El foco de la nueva Comisión estará puesto en la educación histórica en un aspecto amplio, no sólo en el ámbito escolar, “a los efectos de asegurar un enfoque planificado y activo de lo que atañe a la defensa de los intereses nacionales de la Federación Rusa” que se relacionen “con la preservación de la memoria histórica y la divulgación en el ámbito de la historia”. El decreto que la fundó el 30 de julio le atribuye el derecho a enviar representantes a cualquier seminario, conferencia o actividad donde se hable de historia, y a solicitar datos a los organismos de seguridad.

“Siempre ha sido posible enviar a los representantes del gobierno a participar en cualquier evento vinculado a la historia: son abiertos al público”, señaló Koposov. “No creo que los estudios académicos sean el objetivo principal, aunque no quedan excluidos. Internet, en cambio, lo es cada vez más”.

A Claudio Ingerflom, historiador argentino especialista en historia eslava de la Universidad Nacional de San Martín (Unsam) y autor de “El Zar soy yo: la impostura permanente, de Iván el Terrible a Vladímir Putin”, lo sorprendió que el decreto revelara que para Putin “la comunidad cultural, educativa y académica rusa está tan comprometida en falsificar la historia y atentar contra los intereses de la nación que hace falta organizar un comité con las organizaciones de la seguridad del Estado que tenga derecho de contratar historiadores para elaborar respuestas contra ese peligro”.

Se otorga, destacó, una enorme importancia a lo ideológico. “Todos los poderes buscan un lazo que funcione como base social. Pero el neoliberalismo está destruyendo ese lazo social: las solidaridades horizontales se destruyen a nivel ideológico y a nivel material”, siguió Ingerflom. En la historia rusa, el zarismo lo centró en el poder designado por Dios, con la religión ortodoxa a su lado; los bolcheviques, en la creación del Paraíso en la Tierra.

“Hoy, como desapareció la idea de la emancipación y ni la situación mundial ni las características de la economía rusa permiten el bienestar de la mayoría de la población como lazo social, me parece que el gobierno se refugia una vez más en la religión, en el nacionalismo, en el pasado”, agregó.

Contra las narrativas anti-rusas

Weiss-Wendt, autor de “Putin’s Russia and the Falsification of History” (La Rusia de Putin y la falsificación de la historia), explicó: “No digo nada nuevo si señalo que, de todas las victorias supuestas a lo largo de la historia rusa, el régimen de Putin sólo puede atribuirse una, que se reconoce universalmente: la contribución soviética a la derrota de la Alemania nazi”. Se estima que hubo 27 millones de muertos, la mayor cantidad por país.

Precisamente para cuidar ese capital, que no es solamente simbólico, se ha creado este organismo que, además de historiadores y funcionarios, cuenta con representantes de las agencias de seguridad e inteligencia. En opinión de este académico del Centro Noruego sobre el Holocausto y experto en los países del Este, la política sobre la historia que ha mostrado el Kremlin desde 2009, cuando se creó una comisión similar a esta, tiene un origen singular. Lo explicó así: “Todo se reduciría a un único evento histórico que el régimen ha luchado con uñas y dientes para enterrar: los protocolos secretos del pacto Molotov-Ribbentrop de agosto de 1939, que dividieron Europa del Este entre Stalin y Hitler y sirvieron como base para la división de Europa en la posguerra, en las esferas de influencia del comunismo y de Occidente. Este es el talón de Aquiles de Rusia y de Putin que hace que la interpretación heroica de la Segunda Guerra Mundial, y por ende del mito fundacional de Rusia, se desmorone”.

Sigue al dinero

Se podría pensar que es una cuestión de orgullo patriótico o de ideología; puede que lo sea, pero también se juegan miles de millones.

Lituania, Letonia y Estonia sufrieron en la guerra, reconoce Rusia, pero la intervención de la Unión Soviética los salvó de la aniquilación bajo los nazis y los incorporó a una nación que se convirtió en potencia: hasta la independencia en 1991, los gobiernos soviéticos industrializaron las zonas.

Los países bálticos, en cambio, creen que fueron víctimas de una ocupación que provocó muerte, atraso y destrozos ecológicos; una comisión gubernamental de Lituania estimó el daño en USD 30.000 millones. También Polonia reclama reparaciones por la masacre de Katyn -casi 22.000 vidas- que realizó el Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos (NKVD) de Lavrenti Beria. Según fuentes oficiales rusas, en 2018 los reclamos de ocho países del Este de Europa rondaban los USD 425.000 millones.

La lógica política se
desenrolla hasta el presente: “Al criticar a Stalin y al estalinismo, se proyecta una sombra sobre todo el periodo soviético. Y puesto que Rusia es el Estado sucesor de la URSS, cualquier crítica al pasado soviético es efectivamente la crítica al régimen actual”, asegura el historiador noruego.

El razonamiento incluso se puede extender a la protestas pro-democracia de una década atrás, cuando se anunció que Putin buscaría un tercer mandato. La protección de la historia, que ahora requiere de una comisión interministerial, necesitó antes de un marco legal. Así se crearon o se enmendaron segmentos del Código Penal para condenar “la glorificación del nazismo y la profanación de símbolos de la gloria militar rusa”, “la exhibición y diseminación de símbolos nazis” y “la incitación al odio étnico, racial y/o religioso”, entre otros. Todos ellos han servido para procesar a los opositores a Putin.

Infobae